Libros de Ayer y Hoy

Teresa Gil

No solo es el acoso de los enemigos políticos lo que se ha vivido en los últimos meses -a un año del triunfo de este de régimen, que se cumplirá el primero de julio-, sino la exhibición real de una criminalidad que se viene arrastrando desde hace dos décadas.

Esa criminalidad, en México – “país en situación de guerra” según la ONU-, en corrupción, complot y hechos de sangre, debe de estar desarrollando un proceso de investigación sin precedentes en los círculos científicos del derecho penal y filosóficos.

Las viejas teorías sobre la venganza privada, la pertinencia de la venganza pública a través de la pena, el derecho a la legítima defensa, entre muchos conceptos, se han modernizado y actualizado en medio de un maremágnum de crímenes que impulsaron la pobreza, las malas decisiones públicas, el desarrollo del crimen organizado, la falta de justicia en muchos casos y la exacerbación de una población que se siente desprotegida ante la avalancha incontenible del crimen. Un caso ocurrido el pasado 19 de junio puso en evidencia dos conceptos que atrajeron a la opinión pública después del robo en un autobús.

Un sujeto -a quien algunos calificaron como “un justiciero”-, siguió a los dos maleantes que le robaron su celular, apoyado por su geolocalizador, y los mató. Eso ocurrió por la noche en la colonia San Felipe de Jesús de la alcaldía Xochimilco.

La situación podría, para algunos, situarse en el ámbito de la venganza privada ante la posibilidad de que los maleantes no fueran enjuiciados. Para otros sería un acto de legítima defensa ante un delito que dejaba desprotegida a la víctima.

Para unos más, sería el uso abusivo de agravantes dado que se utilizaron armas y se siguió con plenitud de conciencia a los ladrones y más allá, algunos dirían que la víctima tuvo razón porque era imposible o poco probable que una autoridad detuviera a los ladrones.

Finalmente la investigación podría concluir que hubo exceso de defensa, se actuó con ventaja ante un hecho de despojo que no molestó físicamente a la víctima y que la presunta venganza privada fue en realidad un crimen normal que en todo caso puede tener atenuantes. Un galimatías.

La venganza privada aumenta en México

La inquina política que se expresa en presuntos actos criminales, se suma al aumento de los que ejercen la justicia por su propia mano.

Ante lo que califican como inoperancia de la autoridad, han causado un retroceso en ciertos sectores, sobre todo en pueblos, en los que la misma población detiene a delincuentes que en casi todos los casos son simples ladrones de objetos, y los lincha.

La gravedad de los hechos, que aumenta, pone en evidencia desde tiempo atrás en México, a los sistemas de justicia y su aplicación poco certera del estado de derecho. La oscura etapa de la venganza privada en la que predominó el famoso ojo por ojo de la Ley del talión fue superada por la venganza pública que recrudeció no obstante, en muchos casos, las penas a los infractores.

Esto condujo a la etapa humanitaria en la que grandes humanistas y teóricos como Cesar Bonnesana marqués de Becaria, Francisco Carrara, Montesquieu, Rousseau, Voltaire y otros pensadores, plantearon posturas filosóficas y humanísticas para aplicar al crimen y que llevó más tarde a la actual etapa científica.

Esta retoma las propuestas de la etapa humanística, pero profundiza en la persona del que delinque, la intervención de la sociedad en la formación del criminal con sus injusticias, y propone soluciones de apoyo científico y la incorporación social. Al parecer estas propuestas no dan muchos resultados en nuestro país, si no se resuelve, entre otros, el principal problema, la pobreza.

Legítima Defensa y la Tabla de Carnéades
Carnéades de Cirene fue un filósofo de la corriente del excepticismo,(Vida, opiniones y sentencias de los filósofos más ilustres de Diógenes Laercio, editorial Maxtor 2008) que planteó como teoría la existencia de la legítima defensa y hasta donde debe de llegar.

Como ejemplo puso el caso de dos náufragos que solo tienen un tablón para salvarse que protege a una sola persona.

Uno de ellos mata con el propio tablón al otro y se salva. Juzgado, la discusión se da acerca de si existe un crimen que debe de ser castigado o el hombre solo luchó por su vida.

A lo largo de los años, esa teoría ha sido discutida a muchos niveles tomando en cuenta el grado de necesidad y el acto al que se llegó, con muchos ejemplos.

Escritores han desarrollado el tema y es clásico el cuento ruso que menciona a la familia que acosada por los lobos en la estepa, arroja a una de sus hijas para calmar a los animales y salvar al resto de la familia.

Los casos se dan en México en cierta medida dentro de lo que se calificaría como venganza privada, ante el acoso de delincuentes frente a los cuales no queda si no defenderse a como sea posible.

Al mencionar el caso ocurrido el 19 de junio en Xochimilco, se advierte sobre la urgencia de que las leyes de seguridad en la gran ciudad y en el resto del país, refuercen con el derecho el apoyo a la ciudadanía, para evitar los retrocesos que contra toda humanidad se siguen dando.

[email protected]