OTHÓN POMPEYO BLANCO, QRoo, 15 de noviembre de 2019. – Ante la negativa del rector de la Universidad de Quintana Roo, Francisco López, de dialogar para revisar el contrato colectivo de trabajo, el Sindicato de Trabajadores Administrativos y Académicos lanzó una alerta azul ante una inminente huelga y la recomendación a sus agremiados de cuidar sus finanzas personales y familiares para hacer frente al movimiento.
En contraparte, la autoridad universitaria anticipó que a partir de enero iniciará una reestructuración administrativa que afectará en principio a personal administrativo.

A través de un comunicado, informó a la comunidad docente y administrativa que el Consejo Universitario ha hecho la recomendación para enfrentar el incumplimiento de renovación de convenio que les permita recibir el financiamiento por parte del gobierno federal.

Aclaró que la medida se implementará a partir de enero próximo y que los altos mandos administrativos tendrán una reestructuración en sus percepciones.

Al personal docente y administrativo les aclara que en lo que resta del año no tendrá ninguna afectación la percepción salarial.

Por su parte, el sindicato afirmó que a tres meses que asumió la rectoría, Francisco López se ha negado a sentarse a dialogar para la revisión del contrato colectivo de trabajo

Hizo un llamado a sus integrantes a tener listos el uniforme del sindicato para integrar brigadas que permitan cuidar y resguardar los edificios de las cuatro unidades académicas.

En la rectoría de la Universidad de Quintana Roo se mantiene un frente estacionario negativo a la negociación con probabilidades de evolucionar a huelga.