PUERTO MORELOS, QRoo, 17 de enero de 2019.- La presidenta municipal de Puerto Morelos, Laura Fernández, no solo recortó los sueldos de los trabajadores del Ayuntamiento, sino los amenazó con despedirlos si manifestaban su inconformidad públicamente y ya comenzó a correr gente.


En los pasillos del Palacio Municipal de Puerto Morelos hay inconformidad tanto en el más humilde empleado hasta entre los miembros del Cabildo, porque la reducción de salarios aparte de arbitraria, dijeron, no fue pareja.


Regidores denuncian que los amigos del Oficial Mayor no sufrieron afectaciones y sí empleados de servicios públicos, policías y servicios médicos, pese a que la alcaldesa les prometió no tocar esas percepciones y que la baja de salario sería solo para mando altos y medios.


Según regidores, la acción fue un claro madruguete, ya que fueron sorprendidos en la sesión del 29 de diciembre de 2018, con un punto de acuerdo que no estaba considerado y Laura Fernández, sin entregarles copia del nuevo tabulador, lo sometió a votación. Fue aprobado con solo dos votos en contra, de las regidores Ludivina Menchaca y Yazmín Vivas.


Esta quincena, cuando los empleados comenzaron a recibir sus cheques, se dieron cuenta de que las reducciones van de 20 hasta 30 por ciento.


Ante los recortes que van de 600, 800, mil, mil 500 y dos mil pesos, según confirmó la regidora Yazmín Vivas, los trabajadores se quejaron.


“Pero la alcaldesa mandó a decir a los trabajadores que si alguno protestaba o lo difundía en medios lo iban a despedir. Algunos empleados lo hicieron por Facebook, los obligaron a quitar publicaciones y fueron liquidados”, denunció.


El 29 de diciembre se convocó a Sesión de Cabildo para analizar como único punto el Presupuesto de Egresos. La sesión se programó para las 13 horas, pero antes -explica la regidora- hubo una reunión entre miembros del Cabildo con la alcaldesa y ya en la sesión tocaron ese segundo punto que no se había anunciado previamente y del cual nadie tenía el tabulador.


Dijo que Laura Fernández se comprometió a no afectar los sueldos de policías, servicios públicos y asistencia médica, pero finalmente sí lo hizo.


La regidora de forma individual solicitó una copia del acta de la sesión y una copia del tabulador que se aprobó, pero hasta el momento solo ha recibido evasivas por parte de funcionarios del Ayuntamiento.


“Me dicen que lo pida por transparencia, pero el trámite tarda aproximadamente tres meses, y mientras, qué van a hacer los trabajadores con esos sueldos”, cuestionó.


Señaló que ante la molestia, empleados advirtieron que harán un paro, pero la amenaza es despedirlos “los quieren tranquilizar diciéndoles que les van a dar vales, pero el sueldo no lo subirán, la gente tiene miedo, está enojada”.


Ante ello, la regidora ya interpuso un recurso de revisión y los funcionarios del Ayuntamiento le contestaron que debía entregar documentos que ellos mismos le niegan pese a ser integrante del Cabildo.


“Me piden documentos que ellos mismos no me quieren entregar”, denunció la concejal.