OTHÓN POMPEYO BLANCO, QRoo, 15 de junio de 2019.- Diversos grupos de activistas que trabajan con migrantes en entidades como Chiapas, expresaron su preocupación por el doble discurso del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, que de una política humanitaria pasó a una militarista, para el control de la frontera sur y el flujo migratorio.

Lo anterior, tras al anuncio del despliegue de unos seis mil elementos de la Guardia Nacional a lo largo de los 965 kilómetros entre México y Centroamérica.

Los activistas se alarmaron ante la retórica del Gobierno de México, que dejó que la administración de Donald Trump, extendiera su dominio fronterizo hasta el sur de México.

Recuerdan que si bien en 2014 con el anuncio del Plan Frontera Sur, la política antimigrante estuvo crítica, la actual del gobierno de Andrés Manuel López Obrador es aún peor.

Lo anterior, al señalar que con estas acciones habrá un retroceso de 15 años cuando a los migrantes se les asaltaba y a las mujeres se les violaba, “esas son las consecuencias de la militarización de la frontera sur”, dijeron.

El Gobierno de México desplegó un fuerte operativo de seguridad con elementos del Ejército Mexicano, la Marina y Guardia Nacional, para establecer una barrera de contención a la migración procedente de Centroamérica, tras la amenaza de subir aranceles a productos mexicanos en Estados Unidos que amenazaba imponer el presidente Donald Trump.