Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Quadratín Quintana Roo

Analiza Grupo Mera de Cancún invertir en NAICM

Teresa Yah Sánchez/Quadratín Quintana Roo
 
| 26 de octubre de 2018 | 17:47
 A-
 A+

CANCÚN, QRoo, 26 de octubre de 2018.- Si bien la consulta sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de Ciudad de México es buena, debió darse con gente suficientemente informada y conocedora del tema, señaló Rafael Aguirre, presidente de Grupo Mera, empresa cancunense que cuenta con presencia en 13 aeropuertos, nueve dentro de la República Mexicana y cuatro en el extranjero, y no descarta invertir en el nuevo proyecto.

A decir del empresario fundador del Grupo Mera, empresa que opera más de 45 marcas, con más de 130 restaurantes en cinco países, la consulta sobre el nuevo aeropuerto es buena, sin embargo quienes participen deben ser personas capacitadas y con el conocimiento necesario para poder emitir una opinión al respecto, pues de lo contrario el resultado puede ser contraproducente, sin beneficios reales para nadie.
“No tengo ninguna predilección, porque no tengo la información completa como para decir prefiero Santa Lucía o prefiero el otro, si a mí me dicen está usted seleccionado para dar una opinión pues me informo, veo a detalle todo, no de lo que dicen los periódicos, con todo respeto, o de lo que dicen las autoridades, sino yo voy a las convenciones de aeropuertos por nuestro negocio, entonces traería gente especializada, diría a ver dime cómo está aquí la jugada”, expresó.
Precisó que como inversionista en más de 10 aeropuertos, tanto nacionales como extranjeros, están interesados en todas las oportunidades de expansión, pero señaló que lamentablemente no han podido entrar en Ciudad de México, porque precisamente no se cuenta con las condiciones para ello, pues las construcciones para el área de alimentos y bebidas son muy deficientes y no sirven para prestar el servicio que ha caracterizado a las marcas que maneja el grupo, en cuanto a higiene y dimensiones.