CANCÚN, QRoo, 8 de octubre de 2019.-“Si él pudiera matarme ahora mismo, lo haría”, declaró Lorena Martins, luego de haber detenido autoridades a su padre, Raúl Martins en Quintana Roo y llevarlo ante la legislación de Argentina por lavado de dinero y explotación de mujeres.

La hija del ex agente de inteligencia argentino, reconoció que al enterarse de la detención sintió “miedo”.

En 2011, Lorena Martins sorprendió a todos cuando, acompañada por la ONG La Alameda, se presentó ante la justicia argentina, para denunciar a su padre Raúl Martins, por proxeneta y por tener vínculos en el poder para no ser investigado.

A casi nueve años, el hombre fue detenido en Cancún por “liderar una organización dedicada a la trata de personas con fines de explotación sexual y lavado de activos”.

“No dudo de que si me pudiera matar ahora mismo, lo haría. No tengo ninguna duda de eso. Cuando me enteré que fue detenido tuve miedo, ahora estoy más tranquila”, expresó la hija del ex integrante de la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE) al importante diario argentino El Clarín.

Todo indicaba que Raúl Martins quería escaparse a Belice y ahora según la agencia de noticias Télam, su propia hija está dispuesta a declarar porque desde hace años viene pidiendo “justicia a favor de las víctimas”.

La valiente mujer, que ahora radica en España, detalló que sabe de muchos casos atroces de Raúl Martina, como aquel ‘de una chica que se tiró de un coche en movimiento porque la iban a entregar a unos narcotraficantes”.

El ex espía al parecer tras ser acusado por su hija le envía “continúas amenazas de muerte”.

La denuncia de Lorena en la Procuración de Trata y Explotación de Personas (Protex), en Argentina, respecto a la red internacional de prostíbulos de su padre detenido el 3 de octubre en Cancún, se da luego de que fue detenido tras 15 años de radicar en México.

Raúl Luis Martins Coggiola es dueño de varios antros en Quintana Roo.

Según investigaciones de la policía argentina en The One, en Cancún, y Maxim, en Playa del Carmen, prostituía a unas 180 mujeres, en su mayoría sudamericanas.

La Cámara Federal argentina de confirmó el 3 de septiembre su procesamiento y pidió apoyo a autoridades mexicanas para detenerlo y extraditarlo.

Desde 2007 se sabía que era el zar de la prostitución en altos niveles.

Su exabogado Claudio Lifschitz confirmó que los clientes de sus table dance eran empresarios, funcionarios, líderes narcotraficantes y políticos de Quintana Roo y de México.

El servicio era en sus antros o en domicilios, en lujosos hoteles, fiestas y yates.

Sin embargo, consiguió varios amparos, incluso uno que le permitía seguir en México, pese a un FM3 vencido.

Raúl Martins obtuvo en Cancún la ciudadanía mexicana.

Pero su hija viajó a México realizó denuncias y alertó de sus negocios a legisladores.

El argentino fue detenido mientras realizaba un trámite migratorio de rutina.

El 4 de septiembre se había emitido una circular roja de Interpol con el pedido de captura ordenado por el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional argentino.

El hombre que encabeza por lo menos 50 operadores de prostíbulos clandestinos y explotación sexual, intentó hacer valer su ciudadanía mexicana y había estado impune ya que amenazaba con dar a conocer vídeos de sus importantes clientes a sus prostíbulos.

En un comunicado, la Fiscalía General de la República (FGR), informó que adscritos a la Dirección General de Asuntos Policiales Internacionales e Interpol de la Policía Federal Ministerial, cumplimentaron la orden de detención provisional con fines de extradición, librada por un Juez de Distrito Especializado en el Sistema Penal Acusatorio, con sede en el Reclusorio Norte en contra del argentino.

El detenido es requerido ahora por un juzgado nacional en lo Criminal y Correccional Federal de Buenos Aires, para ser procesado por su probable responsabilidad en los delitos de asociación delictuosa, trata de personas y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

(Con información de El Clarín).