CANCÚN, QRoo, 7 de diciembre un de 2019.- Atléticos, gorditos, mujeres, hombres, abuelitos y niños, unos llegaron de avioncito y otros hasta en silla de ruedas, todos competidores, mexicanos y extranjeros, muchos de ellos con sus celulares en el brazo, demostraron que más allá de tráfico y embotellamiento, el maratón y el Rock and Roll se unen en Cancún y hacen mejores personas.

Sus amigos y familiares, algunos ni lo uno y lo otro, aplaudieron el esfuerzo y corearon la música en la cancha del estadio Beto Ávila.

Desde antes de las 19 horas los maratonistas comenzaron a pasar por la pista abajo del escenario, mientras en sana convivencia, Cancún mostró a nivel internacional que no solo es sol y playa, que también es destino de maratones y de mucha música.