Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Clausura Profepa desarrollo turístico en Othón P. Blanco

Redacción/Quadratín Quintana Roo
 
| 29 de junio de 2018 | 20:51
 A-
 A+

OTHÓN P. BLANCO, QRoo, 29 de junio de 2018.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuró este día un predio de más de 10 mil metros cuadrados que afectó el ecosistema de duna costera, derivado de la remoción de vegetación forestal con presencia de especies en riesgo en la construcción de un desarrollo inmobiliario en este municipio.

Ante la negativa emitida por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para la ejecución del proyecto Cocovillas Desarrollo Turístico, personal de la Profepa llevó a cabo una visita de inspección para constatar el cumplimiento a la legislación ambiental vigente y al llegar al kilómetro 7+100 del camino costero El Uvero-El Placer, observaron la remoción parcial de vegetación forestal en 10 mil 734 metros cuadrados sobre la duna costera, con presencia de vegetación típica de matorral costero en diferentes estratos.

Los supervisores detectaron ejemplares en pie de Chechén (Metopium brownei), Chicozapote (Manilkara zapota), Chaca (Bursera simaruba), Palma de coco (Cocos nucifera), Guano (Sabal yapa), Uva de mar (Coccoloba uvifera), Ficus sp. y Palma chit (Thrinax radiata), principalmente.

En un comunicado, Profepa detalló que hacia la zona federal, se encontró vegetación arbustiva y herbácea con ejemplares en pie de Katsín (Pithecellobium keyense), Pantsil (Suriana marítima), Riñonina (Ipomoea pes-caprae), Margarita de playa (Ambrosia hispida), Frijol de playa (Canavalia rosea), Lirio de playa (Hymenocallis littoralis) y Sikimay (Tournefortia gnaphalodes). Además, se observó un relicto en pie de vegetación de manglar, integrado por ejemplares adultos de Mangle botoncillo (Conocarpus erectus), en una superficie estimada de 60 metros cuadrados, cuatro tocones y la poda de 30 ramas de Mangle botoncillo. Dentro del terreno clausurado, existe un espejo de agua con un diámetro aproximado de 10 metros, además de encontrar dos tocones de Mangle botoncillo (Conocarpus erectus) y renuevos juveniles de esta especie.

Durante la diligencia, el inspeccionado no acreditó contar con la autorización en materia de impacto ambiental de Semarnat para llevar a cabo los trabajos, por lo que con objeto de evitar que continuaran poniendo en riesgo los recursos naturales se determinó imponer la clausura total temporal del proyecto con fundamento en el artículo 170, fracción I, de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente. Tanto la Palma chit (Thrinax radiata) como el Mangle botoncillo (Conocarpus erectus) se encuentran listados en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, en la categoría de especies amenazadas. Profepa detalló que la importancia del ecosistema de duna costera radica en que la franja de mar y de dunas constituye un sistema con un intercambio respecto del entorno marino y terrestre, donde la vegetación es elemento esencial en la fijación del suelo de la duna, evitando su degradación por acción del agua o el viento. El responsable del proyecto podría hacerse acreedor a una multa equivalente a 50 mil Unidades de Medida y Actualización, además de la clausura total temporal del proyecto y obligarlo al cumplimiento de medidas correctivas.