CANCÚN, QRoo, 17 de mayo de 2019.- Bombas molotov, emboscada y amenazas de muerte a diario, es la respuesta por ejercer el oficio de periodista del compañero de Quadratín, Héctor Valdez Hernández.

Su denuncia ante el presidente Andrés Manuel López Obrador, en la conferencia matutina en Palacio Nacional, causó zozobra y asombro, largos silencios del Presidente y atención de los compañeros a nivel nacional, muestras de apoyo en redes, porque puso “el dedo en la llaga” respecto a la situación de violencia, amenazas e impunidad que se vive en Quintana Roo.

Ante ello, con un gesto adusto, y declaraciones incisivas, el Presidente de la República se comprometió a garantizar la seguridad necesaria para que el compañero pueda seguir ejerciendo su oficio en Quintana Roo, pero además se comprometió con la ciudadanía tras la muertes del periodista Francisco Romero este 16 de mayo en Playa del Carmen, en agilizar acciones para acotarla.

El Jefe del Ejecutivo Federal aseguró que garantizará la paz y la tranquilidad de Quintana Roo.

“Estamos trabajando unidos para garantizar la paz y la tranquilidad y así vamos a continuar con los habitantes de Quintana Roo”, le reiteró al reportero de Quadratín Quintana Roo, Héctor Valdez, que tuvo que salir huyendo de Tulum tras la última amenaza de muerte y la apatía de la Policía Municipal asignada al Mando Único que dirige el secretario de Seguridad estatal, Jesús Alberto Capella.

El Presidente aunque reconoció que eso es todo un desafío, dijo que está absolutamente seguro de que va a haber justicia, paz y tranquilidad en Quintana Roo y en el país.

“Ya no se tolera la corrupción ni la impunidad en el Gobierno de la República”, aseveró y aclaró que si en un momento afirmó “al diablo con sus instituciones fue porque sostenía y sigo sosteniendo que las instituciones estaban secuestradas, tomadas al servicio de una fracción y de un grupo, pero ahora es distinto, ahora las instituciones tienen que estar al servicio del pueblo, de los ciudadanos”, externó.

Públicamente, Andrés Manuel López Obrador mencionó que “en el caso del compañero, se merece todo el respeto y toda la protección” y giró instrucciones para “protegerlo, apoyarlo y respaldarlo, en todo, para que pueda ejercer su oficio, que es un noble oficio y que así todos los mexicanos pueden trabajar y vivir en paz”.

Finalmente reconoció que duelen mucho todas las pérdidas de vidas humanas, “duelen porque no somos robots, somos seres humanos, tenemos sentimientos’.

En ese contexto, mandó también un abrazo al diputado Marco Adame, cuyo hermano fue asesinado “por la violencia que prevalece, desgraciadamente, en el país”.

Finalmente, reiteró su compromiso de atender el grave problema de inseguridad que se vive en Quintana Roo.