CIUDAD DE MÉXICO, 1 de diciembre de 2019.- Tajante, Andrés Manuel López Obrador, presidente de la República, afirmó que cuando su gobierno cumpla dos años los conservadores ya no podrán revertir los cambios; “tendrían que esforzarse muchísimo y pasar mucha vergüenza para retroceder a los tiempos aciagos de la corrupción”, sentenció. 

En un mensaje a la nación por el Primer Año de Gobierno, el Primer Mandatario refirió de esa desafortunada etapa los contratos leoninos, la condonación de impuestos, los fraudes electorales, el abandono a los jóvenes, el racismo, el desprecio a los pobres, y el “mátalos en caliente”. 

Lo que más deseo con toda su alma para finales de 2020, es que para entonces México viva en una sociedad mejor: más libre, justa, próspera, democrática, pacífica y fraterna.

El pueblo, mi ángel de la guarda

Durante su larga vida en el servicio público, sobre todo, en los momentos más difíciles, Andrés Manuel dijo que siempre ha tenido un “ángel de la guarda”: el pueblo. 

“Ustedes siempre me han apoyado y me han sacado a flote. Al pueblo le debo todo lo que soy, por eso lo seguiré escuchando y sirviendo, y nunca jamás lo traicionaré”, expresó al refrendar su compromiso ante militantes, simpatizantes, invitados especiales y ciudadanía en general que se dieron cita en la Plaza de la Constitución.

Al pueblo de México agradeció la protección y el apoyo que recibe. “Yo solo soy un dirigente; el pueblo es el gran señor, el amo, el soberano, el gobernante, el que verdaderamente manda y transforma”, afirmó el titular del Ejecutivo federal.

No lo olvida y siempre recuerda lo que decía el presidente Benito Juárez con tanta profundidad y sencillez: “con el pueblo todo, sin el pueblo nada”.

89 de 100

Hace un año, en el mismo lugar del Zócalo de la Ciudad de México, López Obrador hizo 100 compromisos con el pueblo mexicano que lo acompaña, al día de hoy, aseguró que ha cumplido 89 y solo 11 están pendientes.

En 12 meses al frente del ejercicio de gobierno, el Presidente de la República aseguró que se ha avanzado mucho, no obstante admitió que México está en un proceso de transición. 

“Todavía lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no termina de nacer. Eso sí, no estamos simulando, está en marcha una nueva forma de hacer política, ya no es más de lo mismo, ahora nos regimos por la honestidad, la democracia y el humanismo”, asentó a un año de gobierno.

Información de Quadratín CDMX