· Divide a la sociedad y la vuelves dócil
· Ricos contra pobres, error histórico
· San Juanico, otro Fuente Ovejuna

 

Una civilización sin amor, es un cementerio.

R. Follereau, 1903-1977; escritor y dramaturgo francés.

 

Ya hemos mencionado en este espacio. Es un crimen de nuestra “gloriosa” clase política, dividir a la sociedad. La historia ha demostrado que una sociedad dividida es vulnerable a atraques y vejaciones desde el más selecto grupo de poder.

La vieja historia de los pobres contra los ricos, es una aberración. Claro que debe haber una sociedad justa y equitativa. Aquí, en México, se amasan enormes fortunas al cobijo del poder y muchos destacados miembros de la clase política, de la izquierda, derecha o centro, son inmensamente ricos. Pero, no son ricos por su esfuerzo, dedicación, talento, educación. Son inmensa e insultantemente magnates, después que robaron al erario o se aprovecharon de sus puestos burocráticos para obtener ganancias totalmente ilícitas e ilegítimas.

Los millones de mexicanos, de todos los estratos sociales, votaron en contra de los burócratas corruptos y contra el abuso de los potentados (políticos, financieros y empresariales). Esto hace estallar polvorines de injusticia, con repercusiones sociales.

Una forma de manifestarse, que está dentro de la ley, es salir a las calles y exigir la atención de las autoridades. Lo hacen todos; de todos los estratos sociales y económicos. Unos salen a exigir garantías para mejorar las condiciones económicas y de oportunidades para los mexicanos. Otro, demandan más oportunidades para salir de la pobreza y miseria. Todos, acuden a las instancias gubernamentales para las soluciones inmediatas o a largo plazo.

Marchas en favor o en contra de políticas gubernamentales, sólo ensanchan la enorme brecha que existe entre los que tienen mucho y los que tienen muy, pero muy poco. Sin embargo, hemos visto que las soluciones están muy alejadas de los mexicanos. Los gobernantes no dan solución, pues.

El domingo, un ejemplo de la enorme brecha que se ensancha, fue la llamada “marcha fifi”, de aquellos que piden que el gobierno no ofrezca señales encontradas y genere condiciones económicas para promover la repartición de la riqueza; no la repartición de la miseria. Salieron pobres y ricos. Pero, los llamados “chairos” que se creen defensores de los pobres, hicieron críticas repugnantes contra estos manifestantes.

Si salen ellos los defensores emocionales de los pobres y llenan las calles, como ocurrió con “los fi fis”, entonces son “salvadores de la patria”.

Realmente, es necesario que el próximo gobierno, de Andrés Manuel López Obrador, llame a la reconciliación. Los hemos debemos estar hermanados, aunque nuestras diferencias de pensamiento, que se expresen libremente y que no sean concesiones graciosas de los gobernantes, aunque sean encontradas son válidas y respetables.

Como dice el trillado prócer de los “chairos”, como entre las naciones como entre los individuos, el respeto al derecho ajeno es la paz. Esto es lo que debe respetarse para vivir en paz.

PODEROSOS CABALLEROS: Quien ya inició la operación cicatriz, es Marko Cortés, quien en unos días será el presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PAN. Después de los comicios del pasado 1 de julio, las heridas dejadas por el candidato a la presidencia Ricardo Anaya, en ascenso al poder, dividió de tal manera a los azules que difícilmente lograrían obtener mayores prestaciones electorales. Además, la llegada de Marko estaba cantada. Era lógico luego del poder obtenido por los anayistas en todo el proceso pasado que tomaron la mayoría de las gubernaturas azules así como de las senadurías, diputaciones y alcaldías que ganó ese partido. La presencia de Manuel Gómez Morín solo sirvió para legitimar la fuerza de Anaya, Cortés y Damián Zepeda. * Por ello, los días con cierta influencia en el PAN para Felipe Calderón se terminaron. Esto motivo su renuncia a ese partido, para unirse a su esposa y buscar mejores horizontes en lo que saben hacer: política a la mexicana. * La violencia generada en San Juanico, es el fiel reflejo de la descomposición social, por una parte, y la falta de autoridad por la otra. Comunidades enteras se enfrentan a la policía como si fuera un deporte. Claro, con impunidad. Esto es lo que preocupa. Ya no hay autoridad respetable, ni respetada.

RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA: El crecimiento de GINgroup, de Raúl Beyruti, es sostenido. Durant ellos últimos 3 años creció 100% y ese ritmo se mantendrá sostenidamente. Entre los logros de esa empresa es el apoyo a los trabajadores a su servicio mediante planes de seguridad social que van desde la superación académica hasta la atención en caso de fallecimiento.

oderydinero.mx

[email protected]

@vsanchezbanos