CIUDAD DE MÉXICO, 5 de noviembre de 2019.- Jamás hubo dolo en la información parcial que al principio se expuso en el ‘Culiacanazo’, pues correspondió a la información disponible de primer momento, reiteró el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, en comparecencia ante la Comisión de Seguridad Pública del Senado de la República.

Al iniciar su primera intervención, solicitó a la presidenta de dicha instancia legislativa, Lucía Trasviña, referirse a los avances actualizados sobre la investigación sobre el fallido e improvisado operativo en la detención de Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, ocurrido el 17 de octubre pasado en la capital sinaloense.

“La información parcial que al principio se expuso, correspondió a la información disponible en ese momento; los hechos, cambiantes por instantes, modificaron la información proporcionada a la opinión pública, pero jamás hubo dolo”, aseguró 19 días después del operativo, ahora en comparecencia en la Cámara de Senadores.

Por su peso histórico, el titular de la SSPC aseguró que el país merece la verdad y se irá informando según avance la investigación; “no cambiaremos las versiones, si los datos de la investigación no nos obligan a hacerlo”.

El no hacer o no informar, dijo que sería menospreciar dos fundamentos propios de la Cuarta Transformación: transparencia y verdad. En reunión con los senadores integrantes en el Salón de la Comisión Permanente, Alfonso Durazo reiteró que “decir las cosas con transparencia es sólo posible porque no tenemos nada que ocultar”.

La prioridad para el Gobierno de México en aquel momento enfatizó que no fue la información a comunicar, sino la decisión a tomar. Es decir, que aquello que iba rumbo a convertirse en un episodio de guerra y derramamiento de sangre inocente, se resolviera privilegiando la paz pública, como lo tenían instruido por el Presidente de la República.

Después del ‘Culiacanazo’, el Secretario de Seguridad admitió que están obligados a revisar y ajustar protocolos de actuación. No obstante, lo que está en el fondo de todo esto, es el debate sobre dos visiones distintas: la de quienes quieren combatir a la delincuencia organizada, a toda costa, caiga quien caiga; y la de quienes piensan que ya fue suficiente el derramamiento de sangre que desde hace años padece el país.

“La de los que creen que la sola aplicación de la ley en crudo resolverá el problema y la de quienes consideramos que mientras no se ataquen a plenitud las causas que generan la violencia, la inseguridad, seguirá presente”, subrayó el encargado de la seguridad pública del Gobierno de México.

El titular de la SSPC señaló que la estrategia basada en el uso de la fuerza policial y militar ya probó sus límites y generó decepciones. De hecho, criticó que no se registra logro relevante durante los sexenios en los que se aplicó. Se detuvieron tantos objetivos prioritarios como se propusieron, y se incrementaron el uso de la fuerza y los presupuestos.

Contradictoriamente, Durazo Montaño sostuvo que la inseguridad ha crecido exponencialmente. Del tema de la inseguridad con perspectiva histórica, admitió que están obligados a reconocer que es una tragedia que lleva décadas.