Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Dará conferencia en Quintana Roo mexicano Premio Nobel de Física

Sonia López Vargas/Quadratín Quintana Roo
 
| 04 de noviembre de 2018 | 15:54
 A-
 A+

 

SOLIDARIDAD, QRoo, 4 de noviembre de 2018.- Cuando cortejas a una bella muchacha, una hora parece un segundo. Pero si te sientas sobre carbón al rojo vivo, un segundo parecerá una hora. Eso es relatividad, decía Albert Einstein.

El genio descubrió que los objetos que se mueve en el universo producen ondulaciones espacio-tiempo como si fuera una especie de tejido en el que se desarrollan todos los eventos del universo.

lo

Esas ondulaciones se propagan por el universo a la velocidad de la luz y se les llama ondas gravitacionales.

El comportamiento de las ondas gravitacionales es similar a las ondas que se producen en un estanque al arrojar una piedra, en el caso de las gravitacionales, su paso puede modificar la distancia entre planetas, aunque de forma muy leve. Provienen de eventos con más energía que billones y billones de bombas atómicas como explosiones de supernovas o la fusión de dos agujeros negros.

Se pensaba que era imposible detectar estas ondas, ya que los eventos que las originan ocurren demasiado lejos de la Tierra y eso las haría imperceptibles.

Pero, el 11 de febrero de 2016, ocurrió lo inesperado: un grupo de investigadores anunció la detección de estas ondas, confirmando así la teoría de Einstein: “Ladies and gentlemen, we have detected gravitational-waves, we did it”, fueron las palabras de David Reitze, director ejecutivo del Observatorio de Ondas Gravitacionales de Louisiana (LIGO).

“El descubrimiento de las ondas gravitacionales en un hecho histórico. Lo primero que sentí fue una gran emoción por ser testigo de esto, por entender la trascendencia que tiene para la ciencia en general.

Einstein las predijo en 1916 y tuvieron que pasar 100 años para que la tecnología nos alcanzara, para descubrirlas, observarlas y medirlas. Es simplemente fascinante”, expresó el doctor Vicente Hernández, astrónomo del Planetario Sayab, de Playa del Carmen.

El mexicano Guillermo Valdés es parte del equipo que realizó este descubrimiento y que le hizo ganar junto con otros investigadores el Premio Nobel de Física en 2017.

El Planetario Sayab recibirá a este científico el miércoles 7 de noviembre a las 19 horas. Ofrecerá una conferencia donde compartirá los descubrimientos realizados y el funcionamiento del observatorio LIGO, pero sobre todo su experiencia como científico mexicano.