COZUMEL, QRoo, 16 de septiembre de 2018.- Con más pena que gloria dio la alcaldesa de Cozumel, Perla Tun, su segundo y último informe de gobierno.

En el evento lo único que destacó fue la ausencia de regidores de oposición y las groserías que le hizo al gobernador Carlos Joaquín, a quien ni siquiera despidió de acuerdo al protocolo.
En su informe, que tuvo lugar la noche del sábado, no habló de obras, solo recalcó el distanciamiento con los diputados locales a los que culpó de la falta de apoyo a Cozumel y de la inseguridad.
Tampoco resaltó la colaboración del Gobierno del Estado, pero si afirmó que había diferencias y apatía, ante lo cual Carlos Joaquín no disimuló su contrariedad.
Al final solo le aplaudieron unos cuantos asistentes, pero indolente ni siquiera agradeció.
Más que un informe de resultados, fue una lista de quejas, críticas y recriminaciones sin algo para guardar en la historia de la Isla de las Golondrinas.