COZUMEL, QRoo, 20 de mayo de 2019.-Un ciudadano denunció públicamente un presunto caso de negligencia médica en el hospital Costamed que le costó la vida a su hija recién nacida, tras haber hecho esperar a su esposa cuando ya se encontraba en labor de parto.

José Pulido Zavala narró que el pasado viernes acudió al nosocomio a temprana hora a llevar a su esposa, pues su bebé estaba por nacer; sin embargo, en el hospital la mantuvieron en espera cerca de dos horas.
Fue hasta después de las 8:30 horas cuando finalmente accedieron, al darse cuenta que ya estaba dando a luz.

Aseguró que su bebé nació a las nueve horas y fue declarada muerta a las 9:45 horas argumentando que había nacido sin vida.
“El procedimiento, tanto de recepción, como de enfermería, como de jefe de enfermeros, del médico residente y de su propia ginecóloga fue de apatía; dejando simplemente a mi esposa en una cama de urgencias y luego vivir un proceso de una carnicería; por eso he citado a los medios aquí”, detalló.

El desconsolado padre comentó que este lunes se presentó para solicitar la información referente al historial clínico, que en su momento no le entregaron, recibiendo únicamente un documento de nacimiento, mismo que le permitió darle sepultura; señalando que todo el procedimiento fue negligente.

“No se pueden llamar médicos; simplemente dicen que la culpa la tiene uno; lo que existe en evidencias de las cámaras del hospital hablan por sí solas; el embarazo de mi esposa llegó en tiempo; rogamos hora y media para que nos atendieran; cinco minutos antes de que mi esposa empezara la expulsión tenían en la sala de urgencia solo a un médico y enfermero; su paquete incluía atención de calidad y a mi hija viva, pero me la llevé muerta” señaló.

Por si fuera poco, aseveró que fue tomado como rehén, pues pese a la negligencia, le exigían el pago de los gastos hospitalarios
“Me negaron la salida del hospital hasta que lo pagara; tuve que ponerme en una posición de mucha dureza para sacar a mi hija en un ataúd; me sacaron por donde sale la basura, porque había mamás en gestación, es lamentable; tantas inauguraciones y tanta innovación y calidad y simplemente no hay calidad humana, pero sí cinismo y frialdad; me dicen que ya venía muerta y no; yo escuche los latidos, yo vi moverse a mi hija”, afirmó profundamente afligido. “Pero eso sí, después se activaron los protocolos: 24 médicos en el área de choque atendiendo a mi hija ¿qué le iban a salvar? y a mi esposa la dejaron ahí al lado, desangrándose; y hasta 21 minutos después se acordaron de ella”, reclamó.

Exigió a Ricardo Segovia, presidente de Costamed Cozumel, hacer lo que establece la ley y no obstruir ningún procedimiento legal hacia los médicos responsables, ya que en memoria de su hija recurrirá a las instancias correspondientes para que se haga justicia. “Hoy era para que saliera feliz con mi hija en brazos; pero hoy la vida me marca un final y un inicio; agradezco a todos los medios por estar aquí y más adelante compartiré más información de cómo se lleve el proceso; el doctor creo que tiene una hija y sé que no le hubiera gustado vivir lo que yo viví; pido a los médicos que sean profesionales, Nuestras vidas lo valen y no es por lo que paguemos”, concluyó.