BENITO JUAREZ, QRoo, 13 de febrero de 2020.- La Iniciativa Arrecifes Saludables para Gente Saludable (HRI, por sus siglas en inglés), informó que el Índice de Salud Arrecifal (ISA), que sintetiza todos los datos ecológicos en un índice de estilo Dow Jones, disminuyó de 2.8 en 2016 a 2.5 en 2018, sin alcanzar el 2.3 de los años iniciales.

El reporte indica que la disminución en el ISA es resultado de la reducción de los peces herbívoros y comerciales, por lo cual es necesario recuperar las poblaciones de peces para salvaguardar los arrecifes saludables y las comunidades locales, ya que los arrecifes de coral de la región pueden ser resistentes con mejoras continuas en el manejo y la reducción de las amenazas causadas por los humanos.

En este contexto, México califica este año como regular con un valor de 2.8/5 al no registrar mejora, siendo Cozumel la región con la mejor calificación al alcanzar un indicador de 3.8/5.

Asimismo, aseveró que los corales formadores de arrecifes enfrentan una nueva crisis, pues el Síndrome Blanco es la enfermedad más letal y se ha propagado a lo largo de 450 kilómetros de la costa caribeña mexicana, donde ha causado la pérdida del 30 por ciento de la cobertura de coral y se ha extendido a Belice.

Durante el lanzamiento del Reporte de Salud del Arrecife Mesoamericano 2020, los especialistas alertaron que los arrecifes de coral han existido durante milenios y albergan la mayor diversidad en el océano, pero sin un progreso serio a nivel mundial para reducir el dióxido de carbono y acciones locales ampliamente aplicadas para mejorar la calidad del agua y las poblaciones de peces, es posible que no sobrevivan este siglo.

El reporte se basa en un nuevo estudio de 286 sitios de arrecifes de coral a lo largo de mil kilómetros de las costas caribeñas de México, Belice, Guatemala y Honduras, que fueron monitoreados para determinar la cobertura de coral vivo, cobertura de macroalgas carnosas, biomasa de peces herbívoros (peces loro y cirujano) y biomasa de peces de importancia comercial (pargos y meros), que son ingredientes clave para mantener arrecifes de coral funcionales y saludables.