Del plato a la boca se cae la sopa

Cualquiera diría que todo está resuelto y que nadie quitará el triunfo a López Obrador, porque según algunos encuestadores su ventaja es de más del doble de lo que tienen sus más cercanos perseguidores.
Sin embargo, como dice el líder del PRI, René Juárez Cisneros, “del plato a la boca se cae la sopa” y apoyado en lo que circula en las redes sociales, principalmente en Facebook, dice que hay una mala noticia para AMLO y sus seguidores, esa es que el 1 de julio, después de las 18:00 Horas, se van a contar votos y no las encuestas.
Ese es la realidad, pero no lo van a entender, ni lo entienden el Peje y sus seguidores, pues dan por hecho que ya tiene el triunfo en la bolsa y cualquier resultado que no refleje esa ventaja que le marcan los sondeos, será producto de un fraude.
Lo cierto es que no habrá tal fraude, pero si una intervención definitiva de la estructura que tiene el PRI el todo el país, que además cuenta con el respaldo del primer priísta, Enrique Peña Nieto.
Será necesario recordar, otra vez, que cuando el partido del inquilino de Los Pinos pierde una elección, es porque ese personaje no mete las manos por su partido, verbigracia lo ocurrido en el 2000, cuando Ernesto Zedillo dejo solo y sin apoyo a Francisco Labastida Ochoa.
Igual sucedió en el 2012, cuando Felipe del Sagrado Corazón de Jesús Calderón Hinojosa, dejo a su suerte la candidatura de Josefina Vázquez Mota, impuesta por las cúpulas panista, que impidieron que la contienda interna la ganará Ernesto Cordero, quien era el candidato del Presidente.
Es que para nadie es un secreto que en México el control que tiene el Presidente en los Estados y Municipios del país, es tal que maneja la estructura, si usted quiere a billetados, pero la controla.
En esas condiciones, nadie debe dudar que Enrique Peña Nieto y su equipo no van a dejar solo a José Antonio Meade, su candidato, y lo van a apoyar con todo para que gane, máxime que algunas encuestas serias ya lo ubican a seis puntos porcentuales del puntero.
Ya veremos, sin sudar calenturas ajenas, ni escuchar el canto de las sirenas, cuáles serán los resultados finales.
EL PULSO.- Muy sospechoso resulta que en la ciudad de México casi no haya propaganda de los candidatos as las 16 alcaldías, los 40 diputados locales y federales, así como de los que van al Senado. Resulta que solamente vemos algunos pendones de los candidatos de Morena y unos cuantos de la alianza PRD-PAN. Investigamos la razón de ese fenómeno y nos descubrimos que todas las noches, los simpatizantes o empleados de Morena, se da a la tarea de destruir la propaganda de sus adversarios, apostando a que la ciudadanía solamente se guía por lo que les muestran en la propaganda o en las redes sociales, donde predomina la participación de los peje zombis.   En fin, veremos que pasa pues hasta donde se sabe, la destrucción de propaganda electoral se penaliza con cárcel, pero tiene que intervenir la Fepade y esa también parece dominada por los seguidores de AMLO*** Por cierto, por lo menos un millar de asesores de los diputados de la actual legislatura federal, fueron despedidos y no cobrarán los tres meses que faltan para que concluya su contrato. Aducen que se terminó el presupuesto, pero se exhiben como mentirosos al ver que los cuatro asesores de 50 mil pesos contratados por el presidente de la Cámara de Diputados, Edgar Romo García, y todos los que están a cargo de la mesa directiva, siguen cobrando puntualmente, aunque ya no hagan nada sus jefes. Por eso estamos como estamos.
Alejim04[U1] @gmail.com