CANCÚN, QRoo, 4 de julio de 2019.- Con la inauguración de las nuevas oficinas del Servicio de Administración Tributaria de Quintana Roo (SATQ), en Chetumal, se fortalece en la entidad el terrorismo fiscal que daña a personas físicas y morales.

El SATQ es el nuevo brazo de la Secretaría de Planeación y Finanzas de Quintana Roo para exterminar empresas, con su política de acoso, hostigamiento y multas verdaderamente estratosféricas que solo ahogan a las empresas que están sufriendo además la baja del turismo y la inseguridad, entre otras problemáticas.

Empresarios entrevistados por Quadratín Quintana Roo afirman que los inspectores del SATQ lejos de apoyar y tener criterio para ayudarles, se han convertido en verdaderos “terroristas fiscales”.

“A través de sus supuestas medidas de vigilancia recurren a pequeños negocios a exigir y multar fuera de ley y nos imponen montos excesivos que han orillado a muchos a cerrar sus empresas”, denunció uno de los quintanarroenses que ha trabajado en la entidad por más de 30 años y está pensando en mejor cerrar la empresa que tanto esfuerzo le costó sacar adelante que pagar algo que no tiene y se le hace injusto.

“Pareciera que la titular de Sefiplan vive en su mundo y que nunca se ha preocupado por conocer nuestra problemática, SATQ solo exige, multa, ordena y dónde está el apoyo, por ejemplo en alguna prórroga o en seguridad”, indicó.

“Solo les interesa cobrar, son ajenos a toda problemática, no les interesan nuestros antecedentes tributarios, solo aplican multas y gastos de ejecución, como si recogiéramos el dinero con pala”, denunció.

Este terrorismo fiscal que obliga a empresas a realizar el pago de sus obligaciones parece que se fortalecerá:

El titular del Poder Ejecutivo señaló al inaugurar las nuevas oficinas este día, que en lo particular no le agrada pagar impuestos, pero dijo que a través de esta nueva oficina se vigilará que todos los ciudadanos cumplan con sus pagos o de lo contrario habrá sanciones millonarias.

Es de señalar que una de las principales quejas de los contribuyentes en la entidad es el acoso que se tiene de parte del SATQ, a través de sus inspectores y ahora con esta nueva oficina se prevé incremente el hostigamiento.

El gobernador justificó la existencia del SATQ señalando que con ello la ciudadanía se verá beneficiada con más obra, cuando en los casi tres años de gobierno no se ha invertido en dicho rubro.

El modus operandi del terrorismo fiscal que se ejerce en Quintana Roo es ahogar al contribuyente con altas multas y recargos hasta que mejor decide cerrar su empresa o emigrar a estados, como Yucatán, que además de ser más seguros, fomentan la inversión y son tributariamente más amigables que el SATQ.