CANCÚN, QRoo, 21 de junio de 2020.- Una de las figuras más importantes que tenemos en nuestras vidas son, para bien o para mal, nuestros padres, de ellos y de nuestra relación durante la infancia depende gran parte cómo somos, cuáles son nuestros valores y nuestra educación, así que, quieras o no, tienes una gran parte de ellos en ti.

Si bien es cierto que no todas las relaciones de padre e hijos están llenas de amor, hay otras que sí lo son, y esta vez, queremos quedarnos con ellas y rendirles un homenaje en su gran día: el Día del Padre, aunque días del padre deben serlo todos:

Hola papá.

Te escribo esta carta para decirte que te amo.

Te amo, porque siempre has sido un gran referente, un hombre bueno, un ejemplo a seguir, desde muy pequeño me enseñaste a ser empático, generoso y solidario.

Te amo porque me has acompañado en mis logros y en mis fracasos.

Te amo precisamente porque celebras mis éxitos y siempre estás ahí para enseñarme a enmendar mis errores y para levantarme cuando me caigo.

Te amo y siempre te amaré, pero en esta carta también quiero pedirte perdón: perdón por si alguna vez te he fallado; perdón por no demostrarte siempre este amor.

Te pido perdón por si alguna vez me he distanciado de ti y te he hecho sufrir y quiero que sepas que, pese a la distancia, te sigo necesitando cerca todos los día.

Quiero que sepas que no hay un día que no piense en ti; que no hay un día que no tenga ganas de abrazarte muy fuerte y darte muchos besos.

Gracias papá, eres ¡El mejor!