Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Itinerario Político

Ricardo Alemán
 
| 11 de septiembre de 2018 | 10:17
 A-
 A+

¡REBELIÓN MORENA!

 

No, no se trata del clásico de Orwell, Rebelión en la Granja, en donde cerdos, cochinos y marranos protagonizan una revuelta contra el poder.

No, en la realidad la rebelión se produce en el partido Morena en donde –según especialistas–, sólo era cuestión de tiempo para que chocaran las formaciones políticas disímbolas del mazacote morenista.

En realidad el problema es que nadie imaginó que las peleas intestinas en “la granja” de Morena salieran a flote antes de que el partido rojo pudiera acceda al poder.

Y es que, como saben, en Morena se viven titánicas peleas que ya han tirado a potenciales secretarios de Estado –como aquella que hizo canciller a Marcelo Ebrard–, a subsecretarios fugaces y directores de organismos del gabinete ampliado –como el primer titular del Infonavit, hoy sustituido–, y que amenazan con una guerra civil generalizada.

Y son tales las escaramuzas y los escándalos que el dueño del circo –el crítico Macario Schettino motejo a Morena como un circo–, debió llamar a la cordura para que tanto legisladores como gobernadores dejen de comportarse como “payasos de las cachetadas”.

Pero, como saben, los escándalos escalaron en la casa de los senadores, en donde los “morenos” vetaron la licencia solicitada por su par de Chiapas, Manuel Velazco.

Hoy se sabe que el veto se debió a que senadores de Morena se dijeron indignados por la línea dictada desde el partido –léase por el Presidente López–, para solapar transas e ilegalidades de Manuel Velazco. Sin embargo, esos amigos entrañables que son el gobernador de Chiapas y Ricardo Monreal –jefe de los senadores de Morena–, hizo posible un vulgar enroque con el Partido Verde y Velazco regreso a Chiapas.

Luego vimos una escandalosa pelea entre Porfirio Muñoz Ledo y otro profesional del pastelazo, Gerardo Fernández Noroña, quienes en “la casa del pueblo” –la Cámara de Diputados–, protagonizaron otro simpáticos pastelazos que arrancó la risotada del “respetable”.

¿Qué pasó luego de ese nuevo escándalo? Otro “jalón de orejas” de “papa corazoncitos” quien reunido con diputados de Morena llamó la atención y obligó a Noroña y a Porfirio a la reconciliación pública.

Pero el mayor y más reciente escándalo fue producto de un choque entre el ex futbolista y gobernador electo de Morena, Cuauhtémoc Blanco, y la presidenta de Morena, Citlali Ibañez alias Yeidckol Polevnsky

Resulta que Cuauhtémoc Blanco, y sus incondicionales –presuntamente vinculados con el crimen organizado–, no sólo aspiran al control del Ejecutivo estatal sino del Legislativo. Quieren “el pastel completo”. Por eso le roban diputados a Morena, para convertir a Morelos en un virreinato.

¿Pero qué creen…? Que el presidente López no comparte el poder y menos se deja intimidar por un futbolista.

Por eso, Yeidchol mandó decir a “Cuau” que “carece de nobleza” y que se las verá con Andrés Manuel “si le sigue quitando a Morena diputados para llevarlos al Partido Encuentro Social”.

Pero las batallas apenas empiezan.

Al tiempo.