Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Itinerario Político

Ricardo Aleman
 
| 08 de octubre de 2018 | 10:19
 A-
 A+

El fenómeno no tiene horario, ni fecha en el calendario. Ocurre a toda hora, todos los días, a lo largo de todo el país y empezó el mismo 2 de julio. 

Y no, la “boda del dispendio” fue sólo la gota que derramó el vaso, ya que los escándalos en torno a Morena, a sus políticos, dirigentes y a su Presidente electo aparecen desde que nació el nuevo gobierno. 

Y no, la crítica a las mentiras, dislates, tropiezos y barbaridades en que han incurrido legisladores, militantes, dirigentes y cercanos al Presiente electo de Morena, en esos 99 días, no es una consigna. 

No, en realidad se trata del sano ejercicio de una libertad fundamental en democracia; la libertad de expresión y el uso creciente de uno de los géneros periodísticos clave para la democracia; el género de opinión. 

Y no, la crítica al poder –en todas sus formas–, no es una guerra o una batalla entre adversarios y menos entre enemigos. La crítica es, en realidad, la mejor herramienta ciudadana para contener los excesos de los poderes; es un dique esencial para que el poder no enloquezca a los hombres del poder. 

No, no hay consigna contra nadie, sino apremio real ante la ocurrencia carente de razón, ante la improvisación y ante el proceder locuaz. 

Y no, lo que vemos no es más que la crítica ciudadana –a través de redes y digitales–, que exhibe la doble moral de un partido y su gobierno que –si bien por décadas criticaron opulencia y corrupción–, al asumir el poder se abrazan a la grosera opulencia, la corrupción y el despilfarro. 

No, lo cierto es que si no es la crítica ciudadana, pocos serán capaces de contrastar que las promesas de campaña del candidato ganador resultaron una mentira; mentira de tirar la reforma energética, de bajar el precio de gasolinas y energía eléctrica; mentira el regresar a militares y marinos a sus cuarteles, mentira… 

Y es que gracias a la libertad de expresión y a la crítica, hoy sabemos que tanto líderes, como legisladores y gobernantes de Morena son los menos  calificados y los más ignorantes; sabemos que entre alcaldes y legisladores de Morena abundan los pillos, los criminales, iletrados y los ladrones de cuello blanco; sabemos que el nuevo partido en el poder no sólo es adorador de dictadores y sátrapas sino que estimula “el moche” y solapa el crimen. 

Gracias a la crítica hoy quedó claro que son falsas consignas como  “primero los pobres” y “no más pueblo pobre y gobierno rico”; queda claro que los que están por llegar al poder no son mejores a aquellos que se van; queda claro que no existe tal superioridad moral. 

Gracias a la libertad de expresión sabemos que Tatiana Clouthier, Sergio Mayer, Yeidckol Polevnsky y muchos senadores, diputados y alcaldes de Morena son analfabetas funcionales; que gustan de roban botanas, se van sin pagar, no saben leer y que, “borrachines”, chocan, matan y huyen. 

A 99 días de la victoria de Obrador, queda claro que Morena devora a Morena y que amenaza con devorar al gobierno de López Obrador. Morena es el mayor peligro para AMLO. 

Al tiempo.