Con la recién aprobada Ley de Austeridad comenzó una polémica que involucró al presidente Andrés Manuel López Obrador, pues se le llegó incluso a comparar con su archirrival durante décadas, es decir: Carlos Salinas de Gortari, descrito en lenguaje peñista: el gran líder de la mafia del poder.

Y es que la mencionada ley, dejó abierta la puerta del sospechosismo, pues se establece que el monto de lo ahorrado con las prácticas de austeridad, será puesto a disposición del mandatario López Obrador para su ejecución en lo que considere conveniente.

Ante ésta supuesta verdad, la oposición comparó este monto con la famosa partida secreta que fue erradicada después del sexenio de Salinas de Gortari.

La partida era un monto significativo de dinero que se ponía a disposición de Ejecutivo Federal, el cual era usado a discreción y sin comprobar gastos, lo mismo era usado para concluir una obra pública en la entidad que el presidente en turno visitaría próximamente, que en el financiamiento de organizaciones políticas y sociales.

Al respecto, resulta interesante y muy pertinente recordar como el 12 de febrero de 2009, Carmen Aristegui difundió en Noticias MVS una grabación en la que Luis Téllez, entonces secretario de Comunicaciones y Transportes, expresaba que Salinas de Gortari se robó la mitad de la partida secreta y que al final de su sexenio destrozó al país.

La conversación de Téllez quedó registrada en el buzón del celular de una mujer, identificada como Diana Pando.

El 19 de febrero de 2009, Luis Téllez reconoció, en una breve conferencia de prensa, que la grabación era real, pero argumentó que nunca tuvo ni ha tenido “evidencia alguna sobre acciones ilícitas del expresidente”.

Posteriormente en el mismo medio de comunicación, en mayo de 2009, Aristegui transmitió una entrevista que sostuvo con el expresidente priísta, Miguel de la Madrid, como parte de su libro “Transición, conversaciones y retratos de lo que se hizo y se dejó de hacer por la democracia en México”.

En la conversación, De la Madrid afirmó que su sucesor, el expresidente Carlos Salinas terminó muy mal y que fomentó una “gran corrupción” entre su familia. Sobre la partida secreta, el expresidente mexicano destacó que sí hubo desvío de recursos en el sexenio de Salinas.

“Siempre había existido en México una partida secreta para cubrir gastos políticos. Pero se abusó ampliamente”, dijo Miguel de la Madrid.

Resulta muy fácil para la oposición atacar a López Obrador con difamaciones y verdades a medias, si uno analiza en que consiste la Ley de Austeridad y como podrían se utilizados los recursos, se entiende perfectamente que en nada se parece a la lamentable partida secreta.

Además el propio mandatario ya les mando decir que no lo comparen con Salinas, porque eso si calienta.