CANCÚN, QRoo, 15 de septiembre de 2019.- Con un solo objetivo, servir a la patria y dar su vida por defenderla, el Ejército Mexicano realiza en Cancún los ejercicios previos al 209 Aniversario de la Independencia de México.

No importa que les pegue el sol a plomo ni la temperatura que está a más de 37 grados. No les inmuta el calor ni el grosor del sudor que corre por sus cuerpos. Hacen su labor con orgullo y gusto.

Más firmes que un roble, llevan el uniforme con sacrificios pero con mucha dignidad, como desde el primer día que se enlistaron a la Sedena.

Ajenos a las críticas y a las humillaciones que en diversas partes del país le ha hecho la ciudadanía, están dispuestos a cumplir órdenes aunque éstas les obliguen a morir.

Pero están prestos para combatir y recuperar la paz si se les ordena y atender y apoyar a los mexicanos en huracanes o desastres.

Magistralmente, cimbran con su vigor a aquellos que escuchan el redoblar de tambores y la forma cómo saben honrar a la Bandera.

Pese a su rostro hosco y moreno por el sol, los militares también sonríen, tienen familias y sienten, no son de plomo, comentan.

Conocen quizá más que muchos lo que significa la sangre derramada por la libertad y la justicia.

Ser soldados, afirman, es un orgullo y mucho más cuando se trata de festejar las fiestas patrias.