CANCÚN, QRoo, 19 de abril de 2019.- La lluvia y el viento no permitieron que se realizara la décima edición del vía crucis en Playa Delfines, donde por 10 años el mar caribe es testigo de la pasión de Cristo.
Pero la suspensión del evento no fue del agrado de los feligreses y los turistas porque a ellos no les importó el viento y la lluvia, estaban dispuestos a soportar las condiciones climatológicas porque tenían fe que el mal tiempo pasaría y saldría el sol y siguió nublado pero paró la lluvia.
Sin embargo para evitar incidentes, las autoridades de Protección Civil del Ayuntamiento de Benito Juárez,  decidieron suspenderlo, ya que se esperaba la asistencia de unas 7 mil personas, entre locales y turistas.
En cuanto la lluvia dejó de azotar en la playa el público regresó a sus autos, otros tomaron el autobús y en la Playa Delfines solo quedaron los escenarios vacíos.
El día de mañana se tiene programado el Via Crucis a las 16 horas.
La repentina lluvia afectó algunas partes de la ciudad y provocó inundaciones.