TICUL, Yuc., 12 de septiembre 2019.- Rogelio, de 54 años de edad, y su hijo Julio, de 28 años de edad, fallecieron de manera trágica, cuando realizaban labores de limpieza en la profundidad de un sumidero, al aspirar gases tóxicos.

Los hechos se suscitaron en un predio de la colonia San Joaquín.

Los acaecidos eran vecinos de la Colonia San Benito, lamentablemente al realizar sus faenas no contaban con el equipo apto para limpiar la fosa séptica de una tienda de abarrotes.

En total eran cuatro trabajadores, que desempeñaban la tarea de manera empírica y no se ocuparon de extremar las medidas de seguridad.

Aparte de los dos fallecidos resultaron otro par de personas intoxicadas, quienes se presume que contrataron los servicios de limpieza, Rubén Larios y su vástago, de 15 años de edad, que hicieron todo lo posible por rescatar a los primeros sin resultados.

De inmediato arribaron los cuerpos de emergencia, entre ellos los elementos de Bomberos al sitio para el rescate de los cuerpos. También arribaron agentes de la SSP y la Policía Municipal Coordinada, para acordonar el área.

Cabe señalar que las víctimas eran gente humildes y se buscaban el pan de cada día trabajando honradamente, incluso la esposa de Rogelio hace unas semanas que murió.

Le sobreviven a la familia Puch Dzib, una mujer y otro hijo.

Dale click a este enlace para unirte a nuestro grupo informativo

https://chat.whatsapp.com/GUWJPt3PcwTImbtV0xLlth