El senador Ricardo Monreal le dio ayer la bienvenida en el Senado a Alberto Mujica.

“Va a ser un ejercicio en el cual, lo que deseamos, Pepe es escucharte, y esa es la principal atención de esta tarde… Así es que queremos aprovecharte y no hay más palabras que estas: Bienvenido. Y tienes el uso de la palabra”.

Y así comenzó su discurso Mujica: “queridos senadores, queridos compatriotas, una patria que no sé si algún día será posible, intelectualmente los considero compatriotas.

Pertenezco a una generación que se está yendo, de gente que quiso cambiar al mundo, que soñó que, cambiando las relaciones de producción y de distribución, podía tener un mundo un poco mejor.

“Nietos o bisnietos del nacionalismo, no podíamos saber todavía que los sistemas generan una cultura, una cultura subliminal; y que si no hay cambio cultural no cambia nada y que lo más difícil que hay en las sociedades son precisamente, los cambios culturales.

“Por eso, tengo 71 años de militancia y 85 de vida. Soy una especie de león herbívoro, envejecido y lleno de reumatismo; y estoy cumpliendo mi papel tirando semilla, como los usos del campo, no como las plantas de cultivo; porque la naturaleza hace las cosas para la vida, no para el negocio.

“Tiene un largo proceso de semillación, porque las condiciones pueden no ser propicias para germinar y el asunto es como los hombres van atrás de las ideas, como las carretas atrás de los bueyes, ando sembrando ideas por ahí. Alguna puede ser que quede en la cabeza de alguna gente.

“Y ustedes, por mexicanos, por donde viven, por su historia, por latinoamericanos, por la lengua que tienen; permítanme decirles que tengo una onda preocupación, no por el tiempo que yo voy a vivir. Un sueño esta América integrada, bolivariana, todo lo que sé de los viejos libertadores; no, ahora no es de sueños ni de poesía, ahora es de susto.

“Tendría que haber un cambio de raíz en la conducta humana, de creernos que el mundo va a ser noble, que va a respetar el derecho de los chicos y de los débiles, que va a ser ecuánime; más bien todos los síntomas nos dicen el peligro de lo contrario y hay que ser fuerte.

“Y, los latinoamericanos por historia, asumimos la independencia política en el momento que se organiza el mercado mundial y quedamos dependientes y hemos seguido siendo dependientes, corriendo detrás de cientos y pico de años de historia, y tenemos este desafío.

“Nuestros hijos, nuestros nietos tendrán que negociar en un mundo con un Estado multinacional, como China, que tiene cinco mil años, o la India, o la Unión Europea, o Estados Unidos con su tierra prometida o Canadá.

“¿Y qué hacemos las repúblicas latinoamericanas en ese mundo? No existimos.

“Claro, ya hay cuatro países de América Latina que son determinantes, obviamente: Brasil, México, Argentina y Colombia.

‘Yo soy un hijo de un pequeño país, producto de las contradicciones de nuestra historia, pero también del zarpazo inglés que dominaba el mundo, que no podía tolerar el que la Costa Atlántica quedara en manos de dos países, y previendo el futuro, aprovechó las contradicciones.

“La garantía de independencia de mi país, hasta ahora es Gran Bretaña, 1828.

“Suscribo esto, porque no necesariamente somos dueños absolutos de nuestra propia, qué le voy a decir a México, con lo que ha vivido México, ¿verdad?

“Bueno, pero todos sabemos de esto; inventamos organismos para juntarnos, queremos hacer integración a los fenicios: te vendo tanto y tú me vendes tanto. Es un negocio, no una integración.

“Se pueden hacer muchos negocios, pero no nos integran.

“¿Dónde vieron que los comerciantes integren? Lo que integra es la política, si lo piensan.

“Pero la batalla que viene es distinta.

“Mi generación se preocupaba del proletariado, los obreros; íbamos a trabajar a la fábrica, vestían de brin, usaban gorra. Nostalgia.

“Los trabajadores del futuro son los que están entrando en la universidad, son los que van a dejar plusvalías, calificado.

“Después va a haber humanidad cuasisobrante, pero lo determinante va a ser eso.

“Más claro, si no integramos la inteligencia, no nos integramos nunca; y tenemos desparramadas todas las universidades de América.

“Y cuando se reciben bien en las multinacionales y nos miran las notas, y tratan de llevarse lo mejor calificado, y se llevan la nata de nuestra América Latina y no hacemos una vaca del cerebro de América Latina y defendemos nuestra independencia en la cabeza de nuestros mejores hijos.

“Y si un ingeniero mexicano va a trabajar a mi país, no lo dejan porque no se puede, y viceversa, y al revés.

“Y como nostalgiosamente nos queremos integrar, inventamos organismos, y esto y lo otro; y cuando no andan, inventamos otro, y después inventamos otro, parece que somos tributarios con las cadenas hoteleras y las empresas de aviación, y por supuesto muchas fotos, pero no pasa nada con eso. Lo único que hacemos es gastar plata inútilmente en burocracia.

“Perdón que les hable con semejante claridad, pero tengo una batalla que hay que darla. Más vale tener alguien que se dedique a picanear a todos los ministros y a todos los que están con discusiones reales.

“Que los ministros de Economía discutan si pueden ir acercando las políticas fiscales, los del trabajo las políticas laborales, pero sobre todo la cuestión universitaria.

“Nada de organismos, nada de burocracia, responsabilidad directa y tenemos 30, 40 años por delante. No hay milagro posible y no sé si será posible.

“Pero tengan presente lo siguiente: en la historia humana hay ganadores y perdedores y se puede ser perdedor porque no le dio la fuerza y porque lo aplastaron y porque lo superaron, pero se puede ser perdedores porque no se pelea, porque uno baja los brazos, porque que se entrega o porque trabaja a comisión de los de afuera.

“Este es el desafío que tenemos. Yo no sé si es posible. Sé que es absolutamente necesario, porque el mundo que viene es cruel. Yo fui Presidente de la República, tenemos problemas ferroviarios, pequeños de un país, vienen los chinos y me ofrecen, cómo no, nosotros le construimos toda la vía, la ponemos en 25 años.

“Dentro de 25 años esto será un cascajo viejo y nunca más, toda la vida les vamos a estar pagando ¿Verdad? Porque los chinos son gloriosos, maravillosos, pero no son Carmelitas Descalzas, por favor, no.

Continuará…

EN TIEMPO REAL

1.- Y pues no, Karen no estaba desaparecida, andaba de parranda.

En el actual contexto, la desaparición de una joven como Karen, en un taxi y a las 10 de la noche, prendió todas las alarmas: la sociedad y el gobierno de la Ciudad de México actuaron de inmediato, todo con tal de encontrar a la chica sana y salvo.

Ella llegó a su casa, por su propio pie. Ese mismo día, el excelente periodista Ciro Gómez Leyva dio a conocer que Karen jamás estuvo desaparecida, pues desde las 16 horas estuvo en un bar en compañía de varios sujetos.

Todo esto fue gracias al excelente trabajo de la reportera, Lourdes Munguía, quien gracias a su excelente labor de reporteo y olfato periodístico, pudo acceder a unos videos que comprobaron, donde en realidad estuvo Karen y con quién.

Pero no faltaron los insidiosos, como el respetado periodista Daniel Moreno, quien aseguró que la revelación se debía a una filtración del gobierno de la CDMX mediante un tuit, más tarde cuando se dio cuenta de su error, no le quedó de otra más que rectificar.

FOTO: UNO

2.- El Senado de la República eligió por mayoría calificada, con 94 votos a la ahora ex titular del SAT, Margarita Ríos Farjat, como nueva ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, quien ocupará la vacante que dejó con su renuncia Eduardo Medina Mora.

Un solo voto fue para Diana Álvarez Maury; y 25 votos para Ana Laura Magaloni, quien por cierto tuvo una excelente exposición durante su comparecencia.

Ríos Farjat no se quedó atrás, en su intervención y agradecimiento por su designación, dijo lo siguiente sobre la justicia: “sin duda alguna, la vía privilegiada para la reconciliación de todos en la paz y la equidad. Quiero ser parte de ese esfuerzo colectivo a partir de mis acciones individuales. Como mexicana, mujer y abogada, estoy dispuesta a apoyar con honestidad, capacidad e independencia lo que tenga que hacerse para hacer de la justicia una realidad en nuestro país”.

De inmediato, Ríos Farjat rindió de protesta ante el Pleno.

FOTO: DOS

3.- Debido a que México genera 117 mil toneladas de residuos cada año, de los cuales 70 por ciento destruye el ecosistema, empresas productoras de plástico, el poder Legislativo, el Gobierno Federal y la sociedad suscribieron el Acuerdo Nacional para la Nueva Economía del Plástico, donde se comprometen a reducir la producción de un solo uso y dar mayor impulso al reciclaje.

El senador priísta Jorge Carlos Ramírez Marín, uno de los impulsores de este acuerdo, señaló que este documento no es el final del camino legislativo sobre el plástico. Todavía tenemos que trabajar muchas cosas más, como la coordinación interinstitucional y la responsabilidad. No pensamos renunciar a esa tarea, afirmó.

Indicó que este acuerdo tampoco es el límite de lo que se puede hacer, al contrario, “es el material de base, a partir del cual vamos a poder evitar, conjuntamente, la contaminación de ríos, mares y carreteras”

FOTO: TRES