CIUDAD DE MÉXICO, 23 de diciembre de 2019.- A un día de cumplirse un año del accidente en el que perdieron la vida la ex gobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso, el coordinador de los senadores del PAN, Rafael Moreno Valle y tres personas más, el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú, dio a conocer qué será hasta el primer trimestre de 2020 cuando se tenga el informe final de la comisión que realiza la investigación.

Aunque desconoce a detalle dicho el análisis del documento, el funcionario federal reiteró este lunes en conferencia de prensa, que hasta ahora no se perfila ningún atentado el pasado 24 de diciembre de 2018 contra el helicóptero Augusta modelo A109S matrícula XA-BON, aunque dijo que todavía no se pueden descartar errores humanos ni fallas mecánicas.

“No hay ninguna causa que pudiera sugerir un atentado, ninguna”, puntualizó el funcionario.

Por instrucción presidencial y en concordancia de los integrantes de la Comisión internacional se acordó que, para no dar paso a dudas, conjeturas ni sospechas, todas las pruebas y análisis de laboratorio se hicieran en presencia de representantes de cada una de las agencias y compañías.

El secretario de Comunicaciones dijo que aunque esas medidas de transparencia dan una enorme seguridad, el proceso de un dictamen es más largo.

El análisis se realizó a todos los componentes y piezas recabadas de la aeronave que se desplomó en el poblado de Santa María Coronango, Puebla, por ello Jiménez Espriú, acompañado del director general de la Agencia Federal de Aviación Civil, Rodrigo Vázquez Colmenares, señaló que se prolongó más de lo previsto pero insistió que tanto las autoridades mexicanas como las agencias y compañías internacionales que darán el dictamen, no dejarán espacio para dudas.

En el accidente ocurrido casi un año murieron también los capitanes pilotos Marco Antonio Tavera Romero y Roberto Coppe Obregón, así como Héctor Baltazar Mendoza.

En el análisis participan la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC), y expertos en la investigación de accidentes aéreos de la Transportation Safety Board (TBS), de Canadá; la Agenzia Nazionale per la Sicirezza del Volo (ANVS), de Italia; la National Transportation Safety Board, de Estados Unidos; y la European Union Aviation Safety Agency (EASA), de Europa, cuyo documento será firmado por los cinco organismos.