CIUDAD DE MÉXICO, QRoo, 29 de octubre de 2019.- A cuatro meses 13 días de su desaparición, que fue el 15 de junio, apareció muerta Erika Sánchez Basaldúa, lo que confirma que Quintana Roo está entre los estados considerados como más peligrosos para las mujeres y que no paran los feminicidios.

El sábado 15 de junio la joven mexicana, de 25 años de edad, desapareció luego de salir de su trabajo, en el Hotel Azulik, de donde se presume, pudo haber caminado hacia la ciudad en un trayecto donde han ocurrido agresiones físicas y sexuales numerosas a mujeres, agresiones que incluso dieron lugar a protestas de colectivos feministas, pues la iluminación continuamente falla y la vigilancia es casi nula.

Pese a las denuncias interpuestas, en la Fiscalía General del Estado como en la presidencia municipal de Tulum, no se observó ningún interés en esclarecer su desaparición, y fueron los mismos amigos y familiares quienes dieron la noticia de que había aparecido asesinada en Quintana Roo, a través de redes sociales.

Conocida como una persona seria y trabajadora, el padre de Erika Sánchez a través de redes pidió el apoyo de la ciudadanía para encontrarla.

Teas meses de angustia, la familia la encontró y deberán ser ahora las autoridades las que aclaren el asesinato de la joven ciudadana que vivía en Tulum, un feminicidio más en Quintana Roo.