CANCÚN, QRoo, 26 de julio de 2018.- Quintana Roo es uno de los destinos que encabeza en México la preservación de los manglares.
Este 26 de julio, la Unesco celebra el Día Internacional de Conservación del Ecosistema de Manglar, con el objeto de crear conciencia sobre su importancia.
En nuestro país los manglares han sido afectados principalmente por la tala o remoción que se ha llevado a cabo para abrir paso a las actividades agrícolas, ganaderas, acuícolas y turísticas.
A nivel mundial, México se ubica entre los países con mayor superficie de manglar.


Al respecto, Vicente Ferreyra Acosta, director de Sustentur, resaltó que estos ecosistemas de humedales de transición entre la costa y el mar, son muy importantes, no solo porque nos protegen contra tormentas y huracanes, sino porque también son un medio muy importante de captura de carbono y sirven para conservación de especies marinas.
La Península de Yucatán y en especial Quintana Roo son lugares privilegiados al tener una cantidad relevante de ecosistemas de manglar; sin embargo, el crecimiento acelerado de la población y el desarrollo turístico han propiciado la degradación del ecosistema.
Por ello resulta relevante destacar su importancia y la aplicación de medidas que permitan su conservación y preservación.
En este sentido, recordó que en la entidad se cuenta con estrategias que permiten esa restauración y cuidado.
Dijo que Quintana Roo es pionero en la aplicación de medidas de protección, lo que le permite contar con sitios prioritarios de manglar, sitios ramsar con manglar y Áreas Naturales Protegidas federales y estatales con manglar.
Cabe recordar que entre 1970 y 1980 México registró 856 mil 405 hectáreas de manglar, superficie que se redujo a 774 mil 134 hectáreas en 2005 y a 764 mil 774 en 2010.
En 2015, el inventario de manglares del país, levantado por la Comisión para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, documentó una ligera recuperación del ecosistema a nivel nacional: 775 mil 555 hectáreas con una colonización parcial de manglar en nuevas áreas.
En el caso de Quintana Roo, el documento señala que la extensión de manglar se redujo de 137 mil 910 hectáreas en 1981, a 129 mil 902 hectáreas, en 2015, por diversos motivos, que van desde el impacto por huracanes hasta el crecimiento de la mancha urbana y el desarrollo turístico.