CANCÚN, QRoo, 8 de mayo de 2020.- En 16 años, el 56 por ciento de la superficie original de Playa Delfines, conocida mundialmente como El Mirador, el ícono del destino, ha sido rematada a empresas y particulares, dejando menos de la mitad de lo que se tenía en 2004 para el disfrute de la ciudadanía.

De acuerdo con el canal de YouTube Ambientalista Vloggero, el Lote 56, original en Playa Delfines, tenía una superficie de 53 mil 68.44 metros cuadrados.


El lote 55 fue vendido en diciembre de 2004 a Solaris y se le cambió la nomenclatura al lote 52-01. En tanto, el lote 56 se fraccionó al 56-M y 56-H.


Hasta 2004, el lote 56-H estaba marcado como 56-M y el 56-M se conocía como Estacionamiento 3 y fueron vendidos al Solaris.


Junto con el lote 52-01, alrededor de 2004, el Ayuntamiento de Benito Juárez autorizó la fusión de estos tres lotes, pero el lote 52-01 tenía uso de suelo TH-9 (Turístico Hotelero) y los otros dos tenían uso de suelo S-1 (Servicios Turísticos Recreativos de Playa), así que también les autorizaron tener un mismo uso de suelo, pero esta fusión tenía que inscribirse en el Registro Público de la Propiedad antes de 30 días, y aunque se protocolizó en febrero de 2005, no se inscribió.
Cuando se publicó la actualización en 2005 del Programa de Desarrollo Urbano, la fusión ya no fue válida.

Así, este ordenamiento territorial regresó a los tres predios a sus usos de suelo originales.

El resto de las fracciones en las que se subdividió el lote 56 fueron el 56-L y 56-K, los cuales fueron vendidos a BI&DI y el 56-J vendido a un particular, actualmente está en reventa, y el 56-O está sin vender, pero en posesión de Fonatur.

Con ello, la zona de playas quedó reducida a 23 mil 4 metros cuadrados, es decir, menos de la mitad de su superficie original que era de 53 mil 68.44 metros cuadrados, 30 mil 64.44 metros cuadrados menos, lo que representa 56.65 por ciento.

La fusión del lote 52-01 se inscribió en el Registro Público hasta marzo de 2012, es decir siete años después del tiempo máximo permitido.
Todas las fracciones del lote 56 tenían uso de suelo S1, de Servicios Turísticos Recreativos de playa, sin densidad de cuartos hoteleros, pero sí se podría construir.

En 2014 se publicó un nuevo Programa de Desarrollo Urbano, que estableció nuevos usos de suelo para estas zonas y abrió la posibildad para impulsar la fusión de los lotes 52-01, 56-M y 56-H. Con ello, los lotes 56-M y 56-H cambiaron su uso de suelo de S-1 a TH-15-P.
Los lotes 56-L, K y O quedaron como S-P; el 56 como playa pública y el lote 56-J cambió a turístico residencial con densidad alta.
Actualmente, en dicha zona, Solaris comenzó a hacer uso de su propiedad y edificar un complejo hotelero.

Lo anterior, a pesar de las voces en contra y de un posible daño ambiental ya que es zona de anidación de tortugas marinas, según diversas denuncias de ambientalistas.

La barda del Solaris, que ha sido motivo de molestia porque ha tapado parte de la hermosa vista de El Mirador fue avalada por la Secretaría de Medio Ambiente (Semarnat), por lo que la ciudadanía ya realizó una petición en redes sociales para revertir su construcción.

Dale click aquí para unirte a nuestro grupo de noticias