CANCÚN, QRoo, 12 de noviembre de 2018.- El obispo de la Prelatura Cancún-Chetumal, Pedro Pablo Elizondo, afirmó que la implementación del mando único es positiva para Benito Juárez, a fin de reducir los índices de inseguridad.
Dijo que es una prioridad acotar la delincuencia e inseguridad que se vive en Cancún y establecer acuerdos, así como aplicar estrategias como las que están resultando efectivas en Yucatán, y específicamente en Mérida, considerada una de las ciudades más seguras del país.
“Hay que analizar y tomar los buenos ejemplos”, externo el Obispo, para agregar que como Cancún vive del turismo debe ser una ciudad segura y debe hacerse todo lo necesario para lograr ese objetivo, concluyó el líder de la Iglesia Católica en Quintana Roo.