CANCÚN, QRoo, 13 de enero de 2021.- Cada año, los entusiastas de la meteorología aguardan con impaciencia las señales de que el vórtice polar, una masa de aire frío que gira alrededor del Ártico, podría estar desplazándose hacia el sur, trayendo consigo frío y nieve a latitudes más bajas.

Su espera podría terminar pronto y, si no eres meteorólogo, quizá te sorprenda descubrir que esto se debe a un reciente aumento de las temperaturas en el Ártico.

Específicamente, las temperaturas en lo alto de la estratosfera sobre Siberia. En la primera semana de enero, subieron de unos -69 grados Celsius a -13 grados Celsius. Aunque estos fenómenos de calentamiento estratosférico repentino ocurren cada año en cierta medida, este se categoriza como un fenómeno importante y es menos habitual.

La masa de aire extremadamente cálido desestabilizó el vórtice polar, empujándolo de su eje en el Polo Norte con tanta fuerza que se dividió en dos, como si hubiera desarrollado dos piernas: una sobre Norteamérica y otra sobre Europa.

El resultado de esta alteración podría traducirse en un clima invernal gélido en las regiones del Medio Oeste y Nordeste de Estados Unidos y en las latitudes medias de Europa. Se prevé que llegará en una o dos semanas y que durará, con sus más y sus menos, hasta febrero.

Con información de National Geographic
https://www.nationalgeographic.es/medio-ambiente/2021/01/vortice-polar-aumenta-probabilidades-de-tiempo-invernal-extremo