CIUDAD DE MÉXICO, 9 de octubre de 2019.- A las 10:29 horas llegaron los restos fúnebres de José José al Palacio de las Bellas Artes, donde la gente que le esperaba y hasta su familia grito “sí se pudo” y entró a las 10:41 horas ante un aplauso unánime y al frente del féretro sus hijos Marysol y José Joel entonando la canción La Nave del Olvido.

“Bienvenido a tu casa” fue una de las mantas que sobresalió al paso del cortejo encabezado por esa carroza negra de la funeraria J. García López que lo trajo del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Decenas de seguidores de José José habían esperado el arribo de los restos del cantante desde las primeras horas de este 9 de octubre.

Los restos fúnebres del cantante llegaron a la Ciudad de México en un avión de la Fuerza Aérea que fue puesto a disposición de los familiares para transportar desde Miami la mitad de las cenizas del intérprete tal y como los dispusieron sus hijos.

Al paso el cortejo fúnebre por Viaducto Miguel Alemán varios automovilistas y peatones se acercaron a la carroza para lanzar flores, cantar o despedirse con un grito de su ídolo.

Seguidores del cantante hacen fila al exterior del emblemático Bellas Artes, recinto ubicado en el corazón de la capital del país para pasar a verlo.

José de Jesús Escobar, de 62 años de edad, vino al Centro Histórico desde la colonia San Juan Mixcoac, de la alcaldía Benito Juárez, para darle la bienvenida a casa, a su ídolo de la música.

“Los recuerdos que me inspiran son mi familia, todas sus canciones me recuerdan a mis hijos que se sorprenden por lo grande de sus discos, no solo de tamaño sino del arte y la joya de su voz”, dijo mientras esperaba desde las 8:30 horas a qué llegaran las cenizas del Príncipe de la Canción.

Con orgullo, José de Jesús muestra el recuerdo que hizo para darle la bienvenida al cantante y presumirlo a los demás seguidores afuera del Palacio de Bellas Artes.

A José de Jesús se le corta la voz al recordar que no llega el cuerpo sino solamente cenizas.

“Los hijos tuvieron la oportunidad de hacerlo más grande aún, pero ya no se pudo, porque en todas las familias hay problemas, tienen en las manos la oportunidad de unirse”, comentó de las rencillas familiares.

Al igual que él, y aunque sea en cenizas, cientos esperan pacientes estar cerca, aunque sea unos minutos, de los restos de José José.

Regálame Esta Noche y El Triste al entonarse frente al féretro, enchinan la piel de toda la gente en Bellas Artes, donde los mexicanos, como ellos saben hacerlo, dan el último adiós a su Príncipe.