Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Sin Gafete

Isabel Arvide
 
| 29 de agosto de 2018 | 9:34
 A-
 A+

LA CRÍTICA MÁS VIRULENTA CONTRA AMLO

 

“La visita del presidente electo para recibir de los titulares de la Sedena y la Semar, en sus oficinas castrenses, su propuesta de sucesión, no se le ve por la milicia como una cortesía republicana, sino como la subyugación de un antiguo rebelde” escribe Erubiel Tirado en la revista Proceso de esta semana.
No es la crítica más dura dentro del análisis sobre las reuniones que tuvo López Obrador con los titulares de Marina y de la Defensa Nacional. Desde el diseño de la portada se advierte una clara intención lapidaria: “AMLO SE CUADRA” afirma el texto superior a las fotografías de los jefes militares.
Se trata de un cuestionamiento más que significativa porque el apellido Scherer, su fundador, ha estado vinculado en una extrema cercanía con López Obrador.
¿A qué obedece esta dureza? Al sentir de muchos cientos de miles de seguidores del presidente electo que esperaban una posición más crítica, más dura, más lejana con las fuerzas armadas. Y que se sintieron decepcionados por el anuncio de que seguirán en funciones de seguridad pública, actuando como policías. Sin cambios legales.
Lo que fue interpretado, de inmediato, como una “Patente de Corzo” frente a las muchas quejas que han sido documentadas en organizaciones de derechos humanos nacionales e internacionales.
Como guiño periodístico, buen diseño de portada, la revista lleva un balazo donde se lee que Encinas (Alejandro) asegura que “se dará fin a la impunidad castrense”.
¿En qué quedamos?
Dice Erubiel Tirado: “En la práctica, la ignorancia y/o miopía de gobernantes e intelectuales permitió, entre otras cosas, que en los últimos años los militares mexicanos evitaran cambios según las exigencias de su papel en la transición política… ensancharon sus prerrogativas económicas, políticas y legales con garantía de impunidad gracias a su involucramiento… en la lucha contra el narcotráfico”.
¿De qué ejército está hablando? ¿Con qué ejército, bajo qué mando militar, va a gobernar Andrés Manuel López Obrador?
Los cuatro generales finalistas, que son ponderados desde la misma Secretaría de la Defensa Nacional, son gente muy cercana al actual titular, general Salvador Cienfuegos. ¿Esto quiere decir que va a continuar su estilo? ¿Significa que la tropa seguirá sin aumentos significativos? ¿Qué va a pasar con el desabasto en los hospitales militares? ¿Presupuesto abierto para el combate?
López Obrador no se ha pronunciado sobre la realidad del doble salario de los jefes militares, superior en varios casos a lo que ganan en la Suprema Corte de Justicia. Ni tampoco respecto de la flota militar al servicio del titular de la Sedena en turno.
Por su parte, Alejandro Encinas, nombrado futuro subsecretario de Gobernación, afirma que “los casos de Tlatlaya y Ayotzinapa son emblemáticos pues varios de los militares implicados no han sido sancionados”. Tal vez ignora que uno de estos protagonistas militares puede convertirse en el próximo titular de la Sedena…
Por lo pronto, la revista que fue defensora de López Obrador inaugura la costumbre de la crítica periodística más severa, en el tema más delicado…
En Tuiter: @isabelarvide Blog: EstadoMayor.mx Blog: CambioQRR.com