SOLIDARIDAD, QRoo, 23 de febrero de 2020.- La alcaldesa Laura Beristain al anunciar que en Solidaridad habrá 35 nuevos accesos al mar en el transcurso de 2020 y 2021, se solidarizó con la marcha y el pic nic masivo de este domingo por el desalojo en Mamitas y contra la privatización de las playas.

Como se recordará la ciudadanía de Playa del Carmen hizo la convocatoria luego del maltrato y abuso de poder al que fueron sometidas dos personas que decidieron tomar el sol en la duna de Playa Mamitas el domingo 16 de febrero, y fueron sacadas a la fuerza por ser presuntamente un predio privado concesionado a Mamitas Beach Club.

Ante ese hecho, la presidenta municipal de Solidaridad tras afirmar que no se toleraría ningún acto contra locales y visitantes que decidieran disfrutarlas “porque todas las playas son públicas y son un bien común”, giró instrucciones para el deslinde de responsabilidades, localizó a los afectados, les ofreció disculpas personal y públicamente, y está realizando las gestiones con la Federación para que hechos de ese tipo nunca vuelvan a pasar en su municipio y se abran 35 nuevos accesos a las playas.

Este domingo, la presidenta del Ayuntamiento de Solidaridad, Laura Beristain, se solidarizó con ciudadanía que realizará la marcha pacífica contra privatización de playas en México y se manifestará con el picnic masivo en Playa Mamitas, como un justo reclamo de los solidarenses.

“Espero que la jornada ciudadana se lleve a cabo en paz y cuidando la limpieza de la playa”, dijo.

En ese contexto, anunció que se trabaja en coordinación con el Gobierno Federal para la apertura de los nuevos accesos públicos a la playa, para garantizar que los solidarenses y sus vistantes disfruten plenamente del mar y la arena.

En un video que circula por redes sociales, Jorge Marzuca, director de Mamitas Beach Club comentó que su empresa y personal serán respetuosos de la ciudadanía que quiera disfrutar de la playa.

Según testigos del vergonzoso hecho que ya es viral, fue precisamente personal de ese club el que denunció a la Policía Turística que los afectados estaban invadiendo terreno privado, por lo que solicitó el desalojo el domingo 16 de febrero.