CANCÚN, QRoo, 26 de febrero de 2021.- El cierre de restaurantes a causa de la pandemia del Covid 19 contrasta con el auge de personas que venden comida a través de plataformas digitales, conocidos como Dark Kitchen, de los cuales se han contabilizado 150 en Cancún, que se llevan hasta 35 por ciento de las ventas de los negocios formalmente establecidos.

El regidor de la Comisión de Industria, Comercio y Asuntos Agropecuarios del municipio de Benito Juárez, Humberto Aldana, justificó su operación ya que muchos de ellos son personas que perdieron su empleo durante la contingencia sanitaria y encontraron una forma de obtener ingresos de manera honesta, por lo que la autoridad municipal no cuenta con un reglamento o normatividad para regularlas o sancionarlas.

En ese sentido, el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) en Cancún, Puerto Morelos e Isla Mujeres, Marcy Bezaleel Pacheco, reconoció también que es prácticamente imposible enfrentarlas, pues lo único que les piden las plataformas es contar con registro ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y contar con una cuenta bancaria.

Por ello, el sector buscará su regulación a través del Senado de la República, pues tampoco garantizan el cumplimiento de los protocolos sanitarios ni son supervisados por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

Apuntó que esos negocios tampoco pagan licencias, permisos, cuotas del Seguro Social e Infonavit, a diferencia de los restaurantes, que por no poder cumplir con esa carga económica tuvieron que cerrar durante la pandemia, lo cual implicó la pérdida de miles de empleos.