Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Quadratín Quintana Roo

Teléfono Rojo

José Ureña
 
| 30 de julio de 2018 | 9:42
 A-
 A+
PAN, PRD y PRI pagaron los votos de López Obrador
Sus operadores dedicaron los recursos para Morena
AMLO apuntala la pelea por Barbosa y anular Puebla
El diagnóstico es concluyente:
PAN, PRD y PRI están conscientes de su situación: hicieron campaña y pagaron las movilizaciones para llevar al triunfo a Andrés Manuel López y demás candidatos de su partido, Morena.
Y hasta donde no encontró abanderados, pues en varios lugares la ciudadanía sufragó de manera uniforme -¿dónde está el voto selectivo?- sin saber por quién lo hacía.
¿Cómo sucedió?
La información fue obtenida en los análisis postelectorales de Acción Nacional (PAN) y los partidos de la Revolución Democrática (PRD) y Revolucionario Institucional (PRI).
Como en procesos anteriores -aunque en el caso priísta con retrasos marcados-, las cúpulas partidistas entregaron dinero y utilitarios a sus estructuras tradicionales.
Pero los activistas y promotores no dedicaron esos recursos a quienes debían, sino a llamar a la población de boca en boca a votar por López y por quienes él postuló en cada lugar.
Esta traición se extendió al día de las votaciones, cuando los simpatizantes y votantes llevados a la urna consumaron su acción con el triunfo de ajenos y la derrota de los propios.
LOS ENOJOS EN PRI, PAN Y PRD
El hecho no siempre pasó desapercibido.
Demos por ejemplo al PRI.
Su estructura, organizada hace seis años para el triunfo de Enrique Peña Nieto, reaccionó a un sexenio de abandono, imposiciones y traiciones desde el gobierno hasta la dirección priísta.
René Juárez Cisneros detectó esta actitud de muchos lugares -aquí dimos ejemplos de presidentes de comités directivos estatales involucrados-, pero fue demasiado tarde.
El daño estaba hecho y, desnudada su deslealtad, la reacción fue diversa: dejar de operar para el PRI, irse a Morena o simplemente no recoger el dinero de las campañas y la movilización del 1 de julio.
Resultado: gran parte del dinero para llevar votantes no se utilizó.
En el PAN y el PRD las traiciones fueron similares, con un agravante: muchos panistas y perredistas se desentendieron por la imposición a sangre y fuego de la candidatura presidencial de Ricardo Anaya.
Y el día de las votaciones aceptaron la movilización, pero votaron por los de Morena, como puede constatarlo una víctima mayor: Alejandra Barrales en la Ciudad de México.
Del PRD tomé un dato: un promotor llevó a 300 supuestos perredistas a casillas donde los votos para Barrales fueron de un dígito.
¿Dónde quedaron los demás?
En la traición.
AMLO ENTRA A PELEAR PUEBLA
La pelea por Puebla entrará en fase de definición con Andrés Manuel López a la cabeza.
Ha ordenado a Morena, y su voz es única, utilizar todos los recursos legales posibles para conseguir su clásico voto por voto, casilla por casilla y anular la elección.
Quiere a Miguel Barbosa de gobernador a toda costa y rechaza el éxito de la campaña de panistas poblanos El Peje sí, Barbosa no.
A su vez, los abogados coordinados por Horacio Duarte analizan mil argumentos para fundamentar su reclamo e invocarán la causal de anulación según la cual los votos nulos no pueden ser más de los efectivos.
Sería el caso: más de 102 mil anulados y alrededor de 96 mil de margen.
En porcentaje, Martha Erika Alonso obtuvo 38.5 puntos y Barbosa 33.93.