Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto:

Teléfono Rojo

José Ureña
 
| 04 de junio de 2018 | 23:45
 A-
 A+
·           La asombrosa tranquilidad de Los Pinos en víspera electoral
·           Su agenda no prevé ni ajuste de gabinete ni golpes de timón
·           Debate en puerta: ¿quién controlará a los grupos radicales?
En Los Pinos no hay inquietud.
En ningún sentido.
Ni por la baja aprobación del presidente Enrique Peña y de su gobierno.
Ni por la cauda de efectos de ese desprestigio tanto en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) como sus candidatos, en especial el presidencial José Antonio Meade.
Y por ende ni por los resultados electorales.
Es decir, en la residencia presidencial no hay temor por el eventual triunfo de un opositor el 1 de julio, sea el tabasqueño Andrés Manuel López o el queretano Ricardo Anaya
A quienes tienen confianza suficiente para tocar el tema, el mandatario les recuerda una frase recurrente suya desde los tiempos de gobernante del estado de México:
-Mi especialidad es ganar elecciones.
Y si insisten, les recuerda lo sucedido en 2017 precisamente en el estado de México.
Con los mismos niveles de impopularidad propia, la mismas acusaciones de corrupción y el mismo desencanto general, Alfredo del Mazo ganó la gubernatura con todas las de la ley.
A todos les impresiona esa tranquilidad.
NI RELEVOS NI GOLPES DE TIMÓN
En el ambiente de la residencia presidencial está el mensaje.
No habrá cambios significativos en el gobierno de Enrique Peña.
Ni en la estructura administrativa ni en la forma de manejar la marcha del país, aunque para los críticos no haya marcha ni acciones efectivas para resolver los principales problemas.
El primer mandatario mantendrá su agenda de manera discreta.
Sus giras, ha ordenado, tendrán como principales características el anuncio de proyectos de inversiones privadas, una forma de recalcar la confianza en México, y la inauguración de obras.
-Nada de colocar primeras piedras –ha instruido.
Si al principio intentó desmarcarse de esos actos porque son simples promesas y muchas veces no llegan a cristalizar por contratiempos y presupuesto, no lo va a hacer al final del sexenio.
La reflexión es obvia:
¿Qué hubiera pasado si ha acudido a declarar el inicio del tren rápido México-Querétaro con inversión china, luego suspendido por problemas diversos en especial económicos?
Esta decisión es pragmática, pero queda la duda:
-¿Por qué está tan tranquilo en víspera electoral con números en contra?
EL RIESGO DE GRUPOS RADICALES
La presencia del magisterio disidente en la ciudad de México revive los temores de amplios sectores de la sociedad:
-¿Quién va a controlar a los grupos radicales?
La Coordinadora Nacional de Trabajadores da Educación (CNTE), tradicionalmente violenta y provocadora, usa la reforma educativa para cumplir su vocación: manifestarse, provocar, hacerse víctima.
No los detiene siquiera el seguro –dicen ellos- triunfo de su aliado Andrés Manuel López, pero tampoco aceptan esperar el resultado de las urnas para sentirse compensados en su lucha.
Sus acciones pueden asustar a quienes, padres de familia, empresarios o personas de bien, quieren un magisterio preparado y un México con enseñanza de calidad.
Si ganan, ha advertido Mexicanos Primero, vendrá la venganza de hordas sin control como las tuvo Oaxaca en 2006 o como las padeció la capital en 2013, tras aprobarse la reforma educativa.
El riesgo será mayor si se vertebran esos grupos radicales al amparo del cadillo vengador.