BENITO JUÁREZ, QRoo, 30 de octubre de 2020.- Tras el ataque en donde falleció del jefe de custodios del Cereso de Benito Juárez, las autoridades federales decidieron trasladar a 20 reos considerados como de alta peligrosidad ante la incapacidad de las autoridades para controlar su comportamiento dentro del reclusorio local.

Como parte de una acción institucional en respuesta a la intención de generar autogobierno por parte de algunos internos en el Centro de Reinserción Social de la localidad, administrado por la administración estatal, se realizó el traslado de 20 personas privadas de la libertad que podrían ser los responsables, de manera intelectual, del homicidio del comandante responsable de custodios, José Carlos Ortiz Ontiveros.

El jefe de custodios fue asesinado el domingo 25 de octubre al salir de su vivienda para dirigirse al reclusorio de Benito Juárez, acción que quedo grabada en los sistemas de vigilancia del fraccionamiento.