Se equivoca señor Presidente

Si lo que procuramos es que este país crezca en el terreno económico e ingrese al desarrollo tendremos que ser una nación confiable, con certidumbre, ejemplo en el respeto al marco del derecho.

Tendremos que avanzar en el combate a la pobreza y pobreza extrema luego de generar facilidades para la creación de empresas y empleo; deberemos facilitar la llegada de la inversión privada extranjera y confiar básicamente en la nacional.

Deberemos aprovechar las enormes oportunidades que abrirá la reconformación industrial que exige el futuro y que tendrán que abordar conjuntamente los socios del T-Mec.

Deberemos trabajar como una región y no como la suma de tres países vecinos.

La Reforma Constitucional en materia eléctrica va en sentido contrario.

El Presidente de México se equivoca.

No se trata de ceder la rectoría económica a particulares ni de renunciar a principios soberanos que son nobles e irrenunciables, pero privilegiar a la empresa productora de electricidad con la ley y no por sus capacidades productivas, implicará pagar una factura enorme que se traducirá en múltiples facturas en nuestro futuro.

La visión monopólica que se le quiere asignar a la empresa productiva del estado es errónea.

No es el Presidente responsable de la delicada posición financiera de la CFE conformada por errores y omisiones del pasado, pero sí de la manera en que pretende solucionarla.

Haber renunciado a los avances que compusieron las condiciones jubilatorias o de pensiones en la empresa (restituir condiciones de jubilación/pensión de los trabajadores de la empresa) representa un golpe financiero muy importante para la compañía y le exige dedicar crecientes e importantes sumas de dinero para el efecto a extremos de tener que incrementar 236% los recursos para los renglones de atender a su base trabajadora retirada por encima de la inversión física que ahora le destina a recomponer sus fuerzas productivas (13 mil 900 millones de pesos entre enero y agosto del 2021 para inversión física mientras que al reglón de las jubilaciones reservó 30 mil mdp en mismo período. Diario El Economista 5 oct. 2021).

La empresa genera una electricidad fundamentalmente a partir de fuentes sucias (carbón, combustóleo y diesel). El problema no es solo que sea una alternativa de producción sucia sino fundamentalmente más cara.

Olvídese tan solo un momento de que México no cumpla con sus compromisos firmados en el Acuerdo de París; ¿qué mensaje estamos enviando al mundo?, ¿qué consecuencias habrá de arrastrar el país y por cuanto tiempo si por principios soberanos damos ahora la espalda a los acuerdos firmados en el T-Mec? qué nivel de lesiones económicas provocará el desconocer compromisos establecidos y protegidos por nuestros acuerdos comerciales internacionales (que no solo con Canadá y Estados Unidos).

Tan solo por este concepto los litigios son inicialmente estimados en más de 60 mil millones de dólares equivalentes al 15 por ciento del presupuesto total para el 2022 o similar al costo de 6 refinerías como la que se pretende en Dos Bocas (Enrique Cárdenas en Signos Vitales).
Una empresa que acepta complicar sus números de tesorería buscando el beneplácito de su base laboral, que no tiene empacho en contaminar el medio ambiente en la generación de electricidad sucia, que condena a sus clientes (nosotros) a consumir energía cara, podría convertirse en el consorcio que a partir de ser juez y parte recomponga su situación de mercado con la confianza de que el futuro de México será el que pague lo equivocado de la estrategia.

Cuando se presenten los primeros signos de su terrible error, cuando tengamos un peso fuertemente depreciado por la pérdida de nuestro grado de inversión, vengan las demandas de socios comerciales, nos castiguen con aranceles unilaterales como parte de las consecuencias , nos daremos cuenta que hemos lesionado la herramienta de estabilidad macroeconómica nacional como lo es el acuerdo comercial del Norte de América.
Se acelerará por lógica la salida de capitales y los capitales financieros tengan que cambiar de sedes buscando papeles de deuda e inversiones respaldados por grados de inversión y los pronósticos anticipen más problemas jamás deseados, ese día habremos de lamentar el haber buscado problemas donde no existían. Lo más importante es que habremos complicado nuestra capacidad de crecimiento y renunciado al desarrollo.

Y la CFE no será capaz de salvarnos.