Manual para desarmar el avión

Inmerso México en la peor crisis sanitaria en toda su historia y ante la caída más relevante en materia económica en 88 años, el Presidente del país avanza en el desmantelamiento del avión.

Tiene claro los cambios que a su juicio son necesarios para concretar la cuarta transformación del país que le vio nacer y que le permitió llegar a la Presidencia.

De cara a ellos y a espaldas del futuro nacional insiste en desmantelar las piezas de un aparato que ha tardado en armarse muchas décadas.

Y en su propósito comienza a tocar las piezas más delicadas de la arquitectura de esa nave que es México y en la que pretendemos llegar, en un futuro, a nuevos puertos con mayor prosperidad económica y justicia social.

Con la iniciativa de cambios a la Ley del Banco de México que aún respira, este 11 de enero reúne a su gabinete para valorar de qué manera articulará la desaparición de Organismos Autónomos bajo el soporte de la austeridad, pretende gastar menos para tener más que distribuir en los programas de gasto social.

En aras de avanzar en la austeridad ha llevado al gobierno a una suerte de anorexia administrativa, que ve en cada posible estrategia de cancelar organismos o programas, el beneficio de tener más dinero para poder repartir entre las poblaciones que, a su juicio, requieren de atención gubernamental.

Aunque en la intentona acabe con una nave incapaz de levantar el vuelo.
Sin que muera el propósito de meterle la mano al Banco de México (y ya adentro ir hacia los casi 200 mil mdd de Reservas Internacionales), ahora va por los Organismos Autónomos y de Regulación porque “salen muy caros” y no representan beneficios a la población (pobre).

Los desconoce y, por ende, ignora los beneficios que representan a la población del país. Como no los conoce por supuesto que no los estima necesarios y mucho menos los distingue como parte de un activo nacional.

Abusando de su “cheque en blanco” (aplastante mayoría en el Congreso) habrá de avanzar lo más rápido posible en la desarticulación del avión antes de que llegue la necesidad de usar un segundo “cheque en blanco” que posiblemente no llegue si en las elecciones de mediados del año la población le cancela el beneficio legislativo de poder hacer lo que quiera hacer porque para eso tiene mayoría entre legisladores.

La ineptitud y soberbia de su gobierno ante la emergencia sanitaria tendrá un costo en las urnas. Sería gravísimo que fuera de otra manera.

Mientras tanto, es una pena que en su anorexia administrativa acabe no solo con organismos que son muy necesarios y benéficos para México, envía una clara señal al mundo de que México tiene una agenda de un país que vive en los años ochenta, o … setentas.

Ciertamente esos organismos debieran revisarse y merecer un ajuste a sus marcos operativos y presupuestales. Siempre se puede mejorar y hacer más con menos, pero la fórmula que este Gobierno Federal aplica es que lo que no se conoce o lo que no cae bien, se tira no importando que sus existencias remitan a compromisos expresamente relacionados con el T-MEC o con el acuerdo que sostenemos con la Unión Europea.

Ya veremos qué cara le pone el Presidente electo Biden al propósito de AMLO en esta materia.

Bien haríamos quienes creemos que han comenzado a abundar las decisiones torpes en hacer conciencia de que las reformas que propone el Ejecutivo y que ya comienzan a costarnos en el concierto internacional, tendrán repercusiones muy importantes en el futuro de México de las que habremos de arrepentirnos porque, además, en la práctica, un avión que ha sido desmantelado es imposible que retome el vuelo aunque llegue otro piloto responsable de la nave.

@etorreblancaj en Twitter

Facebook Entorno al Dinero

Economía de Frente

Universo Pyme

Podcast Economía al Dente