Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto:

Uso de Razón

Pablo Hiriart
 
| 28 de mayo de 2018 | 5:00
 A-
 A+
                ¿En verdad México se quiere suicidar?
            La queja general y extendida desde hace algunos años es que no tenemos buenos políticos, y ahora que nos sale uno bueno como aspirante a la presidencia de la República, resulta que vamos a elegir al malo.
                “México se va a suicidar” si vota por López Obrador, dijo Mario Vargas Llosa y no le falta razón. Tal vez sería explicable una mala decisión si en la boleta tuviéramos únicamente a obscuros, ambiciosos y mediocres. Pero no es el caso.
                Tenemos a un aspirante presidencial claramente superior a sus contendientes casi en el rubro que le pongan. López Obrador, sin embargo, lo supera como candidato atractivo porque lleva trece años en campaña y ha construido un liderazgo social genuino.
                Pero como hemos escrito en este espacio, no vamos a elegir candidato, sino presidente.
Meade sería un buen presidente de México. Así lo admiten hasta sus adversarios.
                ¿Qué vamos a hacer el 1 de julio? Hay tiempo para pensarlo y decidir.
No podemos soslayar que estamos ante un dilema ético con las próximas generaciones.
                Decir que no vamos a votar por Meade para “castigar al PRI”, es castigarnos nosotros mismos. Un suicidio.
                Aducir que no vamos a votar por Meade porque es una forma de reprobar al presidente, es una insensatez: Peña Nieto ya se va, con sus errores y aciertos, y no volveremos a saber de él.
Nosotros y las siguientes generaciones vamos a pagar las consecuencias económicas, políticas y sociales de un gobierno de López Obrador porque quisimos “castigar a Peña Nieto”.
Seis años de un presidente que oiremos mañana, tarde y noche, acusar a “la mafia del poder” de sus fracasos en la economía y enfrentamientos con las instituciones.
El jueves, en la presentación de su libro, Meade dijo que “no gobernaré al lado de la corrupción y de los intereses mezquinos, esos que privilegian el interés personal por encima del interés nacional”.
Es un deslinde más claro que el agua con las prácticas que irritan a la población. Lo tenemos en la boleta, y vamos a elegir a un costal de mañas que es López Obrador. Un suicidio.
Sí, es un suicidio elegir a un presidente populista y sin preparación para conducir al país en los complicados tiempos que vamos a vivir, por los problemas internos, más los que nos vengan del norte con Trump en la presidencia de Estados Unidos.
Para recuperar control político AMLO gobernará con Elba Esther Gordillo y la CNTE, las autodefensas armadas y los grupos radicales.
Desde luego que en sus primeros años sería un gobierno de fuerte popularidad porque va a regalar dinero y echar a andar la maquinaria del gasto público. Eso tiene un costo y la economía nos va a pasar la cuenta. Lo sabemos. Lo hemos vivido.
Con mayoría en el Congreso López Obrador va a crear la Asamblea Constitucional, en la que ya trabajan Diego Valadés y otros juristas afines a AMLO, de acuerdo con la información publicada por Jorge Fernández Menéndez.
Esa Asamblea va a estar por encima de Suprema Corte.
Viene la democracia de las asambleas, de los referéndums para resolver los conflictos entre poderes y cumplir los caprichos del presidente.
Nos encontramos en la antesala del regreso al presidente al que no se le puede discutir ni refutar porque va a echar el peso del Estado encima.
Su política económica, indefectiblemente, lleva al control de precios, a la fuga de capitales, a las expropiaciones, al control de cambios y, junto con ello, al enfrentamiento con los poderes, la polarización entre mexicanos y la demolición de las instituciones.
¿Nos vamos a meter en ese problemón?
Al lado de AMLO hay un candidato que no va a cometer locuras, es honesto y tiene capacidad para corregir lo que se ha hecho mal sin que el barco se hunda.
¿Elegimos al malo en lugar del bueno?
¿Nos vamos a suicidar?