CIUDAD DE MÉXICO, 29 de enero de 2020.— “Fue un vil engaño”, una vez más arremetió el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador contra la reforma energética de su antecesor, Enrique Peña Nieto.

De todos los 110 contratos afirmó que solo una compañía está en producción, la empresa italiana  Nazionale Idrocarburi (ENI), la segunda que podría hacerlo, es mexicana y sería a finales de este año 2020 cuando posiblemente lo logre con respaldo de Petróleos Mexicanos (Pemex).

“No podemos pensar en nuevas rondas, nuevos contratos si no tenemos resultados”, acotó durante la conferencia matutina de este miércoles en Palacio Nacional.

“Por los negocios particulares, no por los públicos, se aplicó en Pemex durante mucho tiempo una política que consistió en invertir en el norte y en aguas profundas, y en 10 años no se tuvieron resultados, antes de la reforma se destinó al norte y en aguas profundas cuando el petróleo está en tierra y en aguas someras, y es de mejor calidad y cuesta menos extraerlo”, apuntó.

López Obrador insistió que tan solo por los costos y porque se cuenta con la infraestructura, se explotará durante su administración en tierra y aguas someras.

Señaló que la inversión que se hizo con la reforma energética se gestó “porque eran buenos negocios para las empresas”.

“Se pagó una gran cantidad de dinero, no aumentaron la producción de gas , y se fueron. Buen negocio para la empresa, mal negocio para el gobierno”, ejemplificó el Primer Mandatario.

Aseguró optimista que las empresas mexicanas están cumpliendo, están colaborando en la construcción de plataformas y “hay un buen desempeño con un enfoque distinto”.

Información de Quadratín CDMX