TULUM, QRoo, 17 de junio de 2018.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) aportó nuevos elementos de prueba al Ministerio Público de la Federación luego de la reiterada conducta ilícita de un empresario por continuar la construcción de un desarrollo inmobiliario costero en el Parque Nacional Tulum.
En un comunicado, Profepa señaló que ese lugar había sido clausurado por esta institución en marzo pasado, al no contar con la correspondiente autorización en materia de impacto ambiental; sin embargo, en una visita de verificación se observó que los sellos de clausura no fueron respetados y que existen incluso construcciones, obras y actividades que se continúan en el hotel Acuario. Las obras, dijo la dependencia, transgreden la clausura parcial temporal. 
Los propietarios del hotel Acuario, localizado a la altura del kilómetro 230 de la carretera Cancún-Chetumal, municipio de Tulum, han sido omisos en el cumplimiento de las disposiciones legales en materia del medio ambiente, detalló Profepa.
Este 5 de junio, inspectores efectuaron una tercera visita para constatar el cumplimiento de la medida de seguridad impuesta, dentro del polígono referido en los Decretos Presidenciales de abril de 1981, en que se establece el Parque Nacional Tulum; sin embargo, se observó que además de que los sellos de clausura no fueron respetados, se continuaron las obras de construcción en una superficie total de 669 metros cuadrados.
Ante ello, la dependencia, aportó nuevos elementos de prueba ante el Ministerio Público de la Federación para ser incorporados a la carpeta de investigación iniciada el 13 de marzo de este año.
Con estas acciones, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente fortalece su compromiso de garantizar la conservación, protección y el cuidado del medio ambiente, mediante las actividades de inspección y vigilancia, para verificar el cumplimiento de la Normatividad Ambiental aplicable  de los desarrollos inmobiliarios turísticos costeros, precisó finalmente.