CANCÚN, QRoo, 23 de julio de 2018.- El gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, reconoció que “a pesar de los esfuerzos institucionales para la contención y combate del fenómeno delictivo, éste ha adquirido dimensiones y mecanismos complejos y novedosos, que han obstaculizado y vuelto ineficaces las acciones por parte de las instituciones del estado”.
Lo anterior, dijo el Gobernador de Quintana Roo, pese a que “los diversos órganos han implementado estrategias desde sus respectivos ámbitos competenciales, teniendo como eje rector la coordinación para la prevención, investigación y persecución de los delitos”.
Luego de afirmar que la seguridad pública es una función a cargo de la Federación, los estados y los municipios, Carlos Joaquín González aceptó que ha faltado capacidad para salvaguardar la integridad y derechos de las personas, así como para preservar las libertades, el orden y la paz públicos.
En un documento que firma en la ciudad de Chetumal y que fue enviado al Congreso del Estado, hace un análisis de la situación de Quintana Roo en materia de seguridad.
El Gobernador confirmó que se han “generando altos índices de percepción ciudadana negativa” y, por tanto, “la sensación de inseguridad” en la ciudadanía.
Carlos Joaquín González señaló que la tendencia negativa de la percepción ciudadana sobre la seguridad pública se traduce en un factor que debe ocupar a todas las instituciones del estado mexicano.
Indicó que su programa Quintana Roo Seguro, que por cierto será presentado oficialmente este lunes en Cancún, incidirá en la estrategia de erradicación de la inseguridad, para mejorar la “seguridad subjetiva,” que es donde se centra la actividad de la seguridad y donde la gente siente que su vidas, bienes y derechos están protegidos”.
En Quintana Roo, explicó en el documento, “la seguridad pública desde el punto de vista de la percepción tiene un efecto determinante en la actividad turística, piedra angular de la economía” y “en el caso de los posibles turistas, las amenazas a la seguridad personal, sean reales o una percepción subjetiva, influyen al momento de tomar la decisión de viajar”.
Mencionó que a marzo de 2018, la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana, levantada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía en 55 ciudades de México, enfatizó que 76.8 por ciento de la población de 18 años y más considera que en términos de delincuencia, vivir en su ciudad es inseguro y que en Cancún esa percepción alcanza 93.2 por ciento.
En la media nacional, 81.3 por ciento de ese universo se siente inseguro en el cajero automático localizado en la vía pública, mientras en Cancún, esa percepción asciende a 89.1 por ciento.
El 74.3 por ciento de la población de 18 años y más en el país se sintió inseguro en el transporte público, mientras que en Cancún, la cifra llega a 77.6 por ciento, según explicó el Gobernador de Quintana Roo en el documento.
En Cancún 81.9 por ciento de la población de 18 años y más manifestó sentirse insegura en las calles que habitualmente usa.
Carlos Joaquín González señaló que en Cancún, 65.9 por ciento cambió su hábito de llevar objetos de valor por temor a ser víctima de la delincuencia, en tanto que la media nacional fue de 66.5 por ciento.
El Ejecutivo Estatal detalló que 58.9 por ciento de la población mexicana cambio su hábito de permitir que menores salgan de su vivienda, mientras en Cancún la cifra según la encuesta es de 68.5 por ciento.
En México, dijo el Gobernador en el documento, 56.1 por ciento cambió el hábito de caminar de noche en sus alrededores y en Cancún esa modificación fue de 66 por ciento.
Por la delincuencia, en el país visitar a parientes y amistades se redujo a 38.5 por ciento, mientras que en Cancún, la cifra fue de 42.5 por ciento.
En Cancún, 70.9 por ciento de la ciudadanía identifica a la delincuencia como una problemática de su ciudad, con 13.6 por ciento de efectividad del gobierno de su ciudad para resolver los problemas respectivos.
Dentro de su análisis, el Gobernador de Quintana Roo también citó a la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2017 del Instituto Nacional de Geografía y Estadística, y precisó que “el porcentaje de víctimas por cada 100 mil habitantes disminuyó en Quintana Roo en 8.4 por ciento y pasó de 29 mil 321 en 2015 a 26 mil 680 en 2016”.
Explicó que en 2016, el costo total a consecuencia de la inseguridad y el delito en hogares mexicanos ascendió a 229.1 mil millones de pesos, equivalente a 1.1 por ciento del Producto Interno Bruto.
Mencionó que sin perjuicio al porcentaje de víctimas por cada 100 mil habitantes, “el costo promedio del delito por persona con alguna afectación a consecuencia del gasto en medidas de protección y o pérdidas a consecuencia del delito en Quintana Roo, ascendió a 13.1 por ciento respecto a 2015”.
Agregó que entre otras cuestiones, pese a los esfuerzos coordinados, es urgente fortalecer las instituciones con un esquema con recursos indispensables para que desarrollen con plenitud su actividad y el cambio de percepción ciudadana sea positivo, al igual que la percepción del potencial turista, para que se considere efectivamente a Quintana Roo como un destino seguro y confiable.