CANCÚN, QRoo, 6 de junio de 2018.- Fuertes temperaturas son pronosticadas para las próximas fechas, lo cual pudiera generar un golpe de calor en la población, señala Homero León, jefe de la jurisdicción sanitaria número dos de este destino turístico.
El jefe de médicos refirió que es importante tener principal cuidado con niños y adultos mayores, así como con trabajadores de la construcción que son los más expuestos a los rayos del sol, para lo cual recomendó mantenerse bien hidratado y evitar exponerse a los rayos UV, en horarios en los que el sol puede dañar más.
“Es recomendable tomar agua, evitar contacto constante con los rayos del sol, principalmente en horario de 12 horas a 17 horas, vestir ropa ligera y de algodón, evitar ponerse ropa oscura o tener cambios de temperatura bruscos; permanecer en un vehículo cerrado durante mucho tiempo, tratar de tomar comidas ligeras y frías y un descanso más a menudo y sobre todo, estar al pendiente si niños o adultos mayores, comienzan a sentirse mal”:
Los síntomas de un golpe de calor son: mareos, confusión o desorientación; calambres o debilidad en los músculos; sequedad de la piel y enrojecimiento; dolor de cabeza; aceleración del ritmo cardíaco con latido débil; confusión o pérdida de conocimiento; vómitos frecuentes o problemas para respirar
La temperatura del cuerpo suele estar en los 36 centígrados, siendo las temperaturas inferiores o superiores peligrosas. El golpe de calor es el  momento en el que el cuerpo sube a 40 grados centígrados o más.
Los golpes de calor suelen ser más comunes de lo que se cree, y sus efectos más peligrosos de lo que se piensa, ya que de no tratarse en el momento correcto y de la forma adecuada puede poner en peligro la salud.
Con la subida de temperatura, los órganos del cuerpo comienzan a inflamarse, pudiendo haber un daño irreparable. Las personas mayores, al tener un sistema inmune debilitado, son los más susceptibles a padecerlo, al igual que los niños, ya que no tienen esa inmunidad desarrollada completamente.
El golpe de calor se manifiesta de manera muy rápida con síntomas físicos muy visibles y el primero de ellos es notar cómo sube la temperatura corporal.
Para tratar a alguien de un golpe de calor lo primero es poner al afectado a la sombra y colocar los pies en alto, luego tratar de disminuir su temperatura corporal, ya sea desvistiéndole o acercándolo a una zona con aire acondicionado o ventilador.