Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Marco Ortiz

Aprueban controvertido Plan de Desarrollo Urbano de Cancún

Manuel Sánchez/Quadratín Quintana Roo
 
| 11 de septiembre de 2018 | 8:56
 A-
 A+

CANCÚN, QRoo, 11 de septiembre de 2018.- El Ayuntamiento de Benito Juárez aprobó en Sesión Extraordinaria y por unanimidad de votos la actualización del Programa de Desarrollo Urbano (PDU) 2018-2030 para el municipio.

A puerta cerrada, el presidente municipal Remberto Estrada y los regidores decidieron avalar el anteproyecto de PDU, con el argumento de que surge de un profundo análisis de la ciudad, su realidad actual y su planeación futura.

A través de un comunicado, se indicó que de acuerdo a las instrucciones del Cabildo, el 27 de febrero pasado se inició la elaboración del PDU con la Instalación del Consejo Municipal de Desarrollo y Vivienda 2016-2018, conformado por autoridades municipales, colegios, cámaras, sindicatos, organismos no gubernamentales, asociaciones y profesionistas relacionados con el desarrollo urbano y vivienda, que realizó 5 reuniones formales, además de 10 sesiones de trabajo.

Asimismo, se realizaron ocho talleres especializados con Colegio de Ingenieros, Arquitectos y otras asociaciones especialistas.

Durante casi siete meses el Instituto Municipal de gripal de Planeación y la Secretaría Municipal de Desarrollo Urbano y Ecología contribuyeron a la actualización para el ordenamiento de la ciudad con los nuevos enfoques establecidos en la Ley General  de Asentamientos Humanos.
Según dijeron, se cumplieron los procedimientos y tiempos legales en su realización.

Los integrantes del Cabildo analizaron que la formulación de este instrumento de ordenamiento territorial urbano para el municipio de Benito Juárez, se justifica por tres argumentos:
Los nuevos lineamientos de la planeación urbana y territorial publicados en mayo del 2017 en la Guía Metodológica para la Elaboración y Actualización de los Programas Municipales de Desarrollo Urbano de la Sedatu, la cual establece un marco conceptual homologado para todo el país que incorpora criterios ambientales, derechos sociales y mecanismos de gobernanza urbana.

En el artículo 5 transitorio de la nueva Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano, publicada en noviembre del 2016, misma que establece que “en un plazo de dos años contado a partir de la entrada en vigor de este decreto, se formularán o adecuarán los planes y programas de Desarrollo Urbano de los Centros de Población mayores a cien mil habitantes.

La división territorial de Benito Juárez en noviembre de 2015 para crear el municipio de Puerto Morelos, dejando a Benito Juárez con un solo centro de población, lo que hace necesario la actualización de los programas a esta nueva división municipal.

Se explicó que el nuevo PDU está alineado a la tendencia de modernidad de las ciudades en el mundo, destacan principios del derecho a la ciudad, la equidad e inclusión, la protección y progresividad del espacio público, la resiliencia, la sustentabilidad ambiental y la movilidad, entre otras, se propone el modelo de ciudad compacta para el desarrollo de Benito Juárez.

Una de las principales razones para votar por este modelo de ciudad, es que, a diferencia de la expansiva, permite llevar servicios e infraestructura con más eficiencia a los ciudadanos, al propiciar un menor consumo de suelo a través de la recuperación y puesta en valor de las áreas verdes, la densidad media alta de uso habitacional en edificaciones de usos mixtos permitiendo la accesibilidad al empleo, al desarrollo económico local, al transporte público y a las áreas verdes, equipamientos y servicios, mejorando la calidad de vida, fortaleciendo el compromiso ambiental y maximizando la infraestructura como agua potable, alcantarillado, alumbrado público, recolección de residuos sólidos y seguridad.

La autorización de esta controvertida norma se da a pesar de la inconformidad que han manifestado diversos grupos de la sociedad civil que están en contra de la construcción de una ciudad vertical, pues en el centro de la ciudad se contemplan edificios de hasta 30 pisos.