CANCÚN, QRoo, 30 de octubre de 2018.- Tras inaugurar el Congreso de la Asociación Mexicana de Investigadores Turísticos en esta ciudad, María Teresa Solís, subsecretaria federal de Turismo, señaló que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador deberá afrontar el costo que tendrá para el país el cancelar las inversiones que se han hecho en Texcoco, cuyas penalizaciones serían de unos 100 mil millones de pesos por rescindir los contratos.

Señaló que el Gobierno Federal tendrá que tomar esa decisión y asumir las consecuencias, éstos tras los resultados de la consulta nacional sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Esos recursos finalmente saldrán de los impuestos y de los usuarios de los aeropuertos a través del TUA así como de los empleadores, aseveró.

Al ser cuestionada sobre la e que dejará en los inversionistas interesados en México esa decisión, la funcionaria federal señaló que lo importante aquí es el diálogo “lo que si tenemos que ver es que esto tenga un sustento y sobre todo nuestra preocupación desde la Secretaría de Turismo, es la seguridad del turista; entonces donde se decida hacer el aeropuerto tenemos que asegurarnos que cumpla con todos los estándares y asegurarnos de las especificaciones técnicas, porque lo peor que nos puede pasar es terminar con un aeropuerto que nos costó mucho dinero a los mexicanos y que no tenga las certificaciones internacionales para que se atrevan a volar a ese aeropuerto las líneas aéreas.