Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Cancelar Reforma Educativa sabotea derecho de niños: Mexicanos Primero

Redacción/Quadratín México
 
| 14 de mayo de 2018 | 10:01
 A-
 A+

CIUDAD DE MÉXICO, 14 de mayo de 2018.-  La coalición que encabeza Morena y las cúpulas sindicales del magisterio se pretenden servir mutuamente con una promesa que sabotea el derecho de las niñas y los niños a una educación de calidad, advirtió la iniciativa Mexicanos Primero.

A través de un comunicado, criticó que el candidato Andrés Manuel López Obrador lanzara nuevamente una amenaza en contra de la reforma a la Constitución y en contra del empoderamiento de cada maestro sobre su propia trayectoria.

Señaló que la promesa de cancelar la Reforma Educativa atrae a figuras que dirigieron las peores versiones del ataque a la educación pública y privatizaron sus plazas: el exlíder de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Oaxaca, y los remantes del círculo de la Profesora Elba Esther Gordillo y su desprestigiada dirigencia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

Aquí el comunicado:

#ANTES NIÑOS QUE PARTIDOS

Mexicanos Primero se pronuncia en contra de todo acuerdo político-electoral en el cual se pretenda negociar el futuro de la niñez y la juventud a cambio de votos. La insistencia de Andrés Manuel López Obrador en reducir todo el proceso de transformación educativa a un sexenio, el sexenio a una ley y la ley a una disposición, ya no puede atribuirse a la ignorancia del candidato y de su equipo, sino a una estrategia mediática basada en la mentira, la excesiva simplificación y la selección discrecional de adversarios.

En el evento de ayer en Guelatao, en medio de propuestas de apoyo, el discurso en su punto seis hace una promesa de “cancelación”, dirigida a quien entiende el magisterio como un grupo corporativo, sujeto a la obediencia y el pase de lista, de espaldas a la transparencia y la rendición de cuentas. Es un paso atrás en el reconocimiento de los docentes como profesionales.

Esa promesa atrae a figuras que dirigieron las peores versiones del ataque a la educación pública y privatizaron sus plazas: el exlíder de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Oaxaca, y los remantes del círculo de la Profesora Elba Esther Gordillo y su desprestigiada dirigencia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

La coalición que encabeza Morena y estas cúpulas sindicales venidas a menos se pretenden servir mutuamente con una promesa que sabotea el derecho de las niñas y los niños a una educación de calidad, y que también violenta el derecho de maestras y maestros a ingresar al servicio educativo y obtener sus promociones por esfuerzo propio. Por más que quieran forzar la interpretación, “cancelación” no es sinónimo de iniciativa o consulta. Ese doble discurso, esa incongruencia deja como una simulación -que el propio candidato desacredita- las respuestas recibidas en el ejercicio de preguntas hecho por algunas organizaciones de sociedad civil.

La “cancelación”, que al máximo sería un ilegal incumplimiento unilateral, no apela a la inteligencia de los maestros, sino busca capitalizar su molestia y eventual ofuscación. Menos aún puede ser apreciada por las familias, pues los cambios recientes en la profesión docente brindan la posibilidad de que las hijas y los hijos de México cuenten con mejores maestros; no con otros maestros, sino con estos maestros, los del presente, involucrados en una dinámica de permanente crecimiento, reto, exigencia y satisfacción. Arrebatar esta esperanza, que con tropezones y torpezas en la ejecución se va concretando en el país, debe en congruencia denunciarse.

La evaluación es un episodio de la formación, no su finalidad; pero en su ausencia sólo la opacidad, el abuso y la simulación prosperan. Defender el derecho de los niños a aprender pasa también por asegurar que sus maestros ejercerán su derecho a contar con oportunidades significativas de aprendizaje como profesionales.

Decimos no al intercambio de niños por votos, decimos sí a anteponer los niños a los partidos. Por ello llamamos a las familias de México a que se involucren y exijan lo que es el derecho humano y constitucional de sus hijos.

¡Antes niños que partidos!

Más información en: Quadratín México