Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

CHIAPAS: ¡ENGAÑO E IMPUNIDAD…!

Ricardo Alemán
 
| 05 de septiembre de 2018 | 9:06
 A-
 A+

 

La siguiente es una historia fantástica, del nuevo siglo; una historia que, sin embargo, nos regresa a lo más viejo del PRI del siglo pasado.  

Vamos a suponer que el tramposo de la historia es un gobernador del PRI y uno de los hombres más cercanos al presidente Peña Nieto. 

Vamos a conjeturar que el tramposo gobernador no sólo burlan a sus gobernados sino que violentan el 116 constitucional, lo cual es una falta grave. 

Vamos a creer que el gobernador tramposo no sólo es protegido del presidente sino que –desde el gobierno de Chiapas–, financió la victoria del Presidente, mediante trampas y engaños. 

Y vamos a pensar que tanto la burla a los chiapanecos como la violación a las constituciones local y federal, apuntaban a convertir al tramposo en uno más de los fardos del Presidente, quien estaría dispuesto a torcer la Carta Magna para ayudar a su amigo. 

Pero también vamos a suponer que una voz sensata convence, por momentos, a senadores del PRI, para que hagan valer la Constitución y que esos senadores rescaten la imagen del presidente Peña. 

Sin embargo, el Presidente Peña debe pagar facturas y terina por torcer la Constitución y por obligar al Senado  salvar a su amigo gobernador. 

¿Imaginan la madriza al PRI, a senadores del PRI, al Presidente Peña? ¿Imaginan la vapuleada de los críticos del PRI al presidente Peña, al que no bajarían de ratero, violador de la Constitución y mafioso del poder?    

Asistiríamos –en la hipótesis propuesta–, al reconocimiento histórica de un presidente que se presta a la complicidad para violar la constitución. 

Pero aún más importante; habríamos confirmado la salud de los anticuerpos sociales de la democracia mexicana; la salud de la crítica y los críticos.        

Pero si volveremos a la realidad, ¿qué creen? 

Que en la viuda real el gobernador no es del PRI, sino del PVEM y se llama Manuel Velasco. En la vida real, el gobernador de Chiapas hizo trampa para ser candidato a senador plurinominal por el PVEM, avalado por el Trife. 

En realidad, el gobernador también modificó la Constitución de Chiapas para pedir licencia al cargo y protestar como senador y –días después–, para volver al puesto de gobernador; periplo propio del tramposo contumaz.   

En realidad, el amigo del gobernador Velasco es el presidente electo, a quien ayudó a llegar al poder. Por eso AMLO sometió al Senado. 

Por eso pocos columnistas, articulistas e intelectuales criticaron la burla del gobernador Velasco y la violación constitucional. Por eso los medios se alineados. Lo grave es que a nadie importó el agravio a los chiapanecos y menos a los ciudadanos de todo el país y a la Constitución. 

Es decir, Manuel Velasco regresará a Chiapas como gobernador gracias a que el Presidente López prefirió pagó los favores recibidos y a que el nuevo gobierno prefiere la impunidad a sus amigos, antes que el respeto a la legalidad. 

Mientras tanto, medios, periodistas, articulistas, intelectuales y críticos callan y se acomodan. Engaño e impunidad. 

Al tiempo.